El crack económico del COVID-19: Asturias pierde 600 empleos y 33 millones de euros al día

Un estudio de FADE afirma que el conjunto de la actividad económica se ha reducido cerca del 60%. El retroceso es intenso en la construcción y generalizado en servicios

Calle General Elorza, la principal de entrada a Oviedo
Calle General Elorza, la principal de entrada a Oviedo

Oviedo

El conjunto de la actividad económica se ha reducido cerca del 60% en Asturias a consecuencia de la crisis provocada por la pandemia de COVID-19. Esto supone una pérdida en torno a 33 millones de euros por cada día que se mantiene esta situación. Son las primeras estimaciones de la Federación Asturiana de Empresarios (FADE). En términos de empleo, la patronal estima que esa caída de la actividad en el conjunto de las distintas ramas de la economía asturiana supondría una pérdida equivalente a unos 580-600 empleos por cada día que se mantengan estos niveles de actividad y en las condiciones actuales.

Según el estudio de FADE, destaca que el retroceso es particularmente intenso en la construcción (con una caída en torno al 95% que supone una pérdida de unos 3,8 millones de euros por día en términos de valor añadido bruto). En servicios, el descenso es generalizado y se sitúa en torno al 60%, en términos medios, con más de 23 millones de eurros diarios. Destacan particularmente los descensos en las actividades que se encuentran paradas desde el pasado día 13 marzo, como es el caso de todas las relacionadas con la hostelería y el turismo, que puede estar en pérdidas próximas a 3 millones de euros diarios. Además, han perdido la temporada de Semana Santa, así como el comercio no esencial, con la temporada de primavera sin arrancar. También se han reducido de forma significativa algunas modalidades de transporte, actividades relacionadas con el ocio y la cultura y algunos servicios profesionales.

En la industria, la caída para el conjunto del sector se sitúa próxima al 50%, con más de 5 millones de euros de pérdida al día, si bien este es el resultado de la combinación de niveles de actividad dispares en las distintas ramas (se incluyen también las vinculadas a energía, agua y residuos). Dentro de la industria manufacturera, las ramas consideradas esenciales, como alimentaria, farmacéutica, parte de la química, así como proveedores de estas, mantienen su producción por encima del 90%. En cambio, otras ramas no llegan al 20%.

En el caso del sector metal (metalurgia, fabricación de bienes de equipo, fabricación de productos metálicos, etc.) se estiman niveles de actividad en el entorno del 23% de su producción normal En el sector primario, el retroceso medio conjunto se aproxima al 10%, fruto de un buen nivel de actividad en las ramas más relacionadas con la alimentación. En cambio, algunas actividades concretas, como la forestal, arrojan descensos muy superiores.

FADE explica la elaboración de estas estimaciones. Señalada que se han aproximado niveles de actividad para cada rama económica a partir de consultas directas a representantes empresariales de las mismas, ponderando el peso de cada una de ellas en la economía y el empleo regionales atendiendo al detalle que proporciona para Asturias el Marco Input-Output 2015 elaborado por SADEI, que se ha actualizado con los últimos datos anuales disponibles a nivel sectorial (Contabilidad Regional de España 2018 y Encuesta de Población Activa 2019 del Instituto Nacional de Estadística). La estimación de pérdida de empleo se refiere a empleo equivalente asociado a cada pérdida de actividad. No se consideran otras circunstancias que pudieran contribuir a agravar o reducir el impacto en este preciso momento.

Comentarios

El crack económico del COVID-19: Asturias pierde 600 empleos y 33 millones de euros al día