El coronavirus deja ocho muertos más mientras los hospitales se vacían

El número de ingresados en planta baja por debajo de 300 por primera vez desde marzo. Las UCIS atiende en estos momentos a otros 50 pacientes

Un grupo de sanitarios de Urgencias del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) agradecen este lunes las muestras de reconocimiento diario a su labor, en Oviedo
Un grupo de sanitarios de Urgencias del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) agradecen este lunes las muestras de reconocimiento diario a su labor, en Oviedo

El número de muertos diarios por coronavirus en Asturias no acaba de bajar. Hoy se han sumado ocho más y la cifra total ya asciende a 231 desde el inicio de la pandemia. No obstante, hay otros indicadores más halagüeños. Los hospitales se están vaciando. Los datos actualizados de la Consejería de Salud reflejan que quedan ingresados en planta 290. Se ha bajado de la barrera de los 300 por primera vez desde el 29 de marzo. En el pico máximo llegaron a ser 383. La misma evolución están registrando las unidades de cuidados intensivos. Quedan en las UCIs 50 pacientes graves, tres menos que el miércoles y 33 menos que el sábado 4 de abril, cuando todavía se temía por una avalancha de diagnósticos que el sistema sanitario del Principado no pudiera asumir.

En las últimas 24 horas se han contabilizado 56 positivos más, lo que supone que el cómputo total se eleva a 2.509 casos. Esta cifra tampoco acaba de descender pero era algo que los responsables de Salud ya habían adelantado. Se ha intensificado el número de test que se están realizando a la población, por lo que la posibilidad de que la curva se mantuviese en la fase de la meseta era alta. De hecho, ya se han proceso un total de 43.927 muestras para determinar la COVID-19. Del total 34.425 son las que se han realizado desde el principio, las PCR que completa el Laboratorio de Virología del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA). Los test de anticuerpos, o test rápidos, son mucho más recientes. Asturias recibió algo más de 20.000. Hasta el momento ya ha realizado 9.502.

Las curaciones también avanzan de manera firme. Total acumulado de casos confirmados dados de alta epidemiológica son 688, 23 más que el día anterior. Las altas se realizan después de que dos análisis consecutivos confirmen la desaparición de la enfermedad.

No obstante, también hay pacientes que ya no requieren de cuidados hospitalarios pero no están en condiciones de pasar el aislamiento en sus domicilios, por diversas circunstancias. También hay otros en situación con síntomas leves en una situación parecida. Para ese tipo de circunstancias se ha habilitado el Centro para Personas con Discapacidades Neurológicas (CREDINE) de Barros, en Langreo, que recibió a sus primeros usuarios hace un mes, el 22 de marzo. Desde entonces, ha atendido a 129 personas COVID-19 positivo con sintomatología leve, pero que por sus condiciones sociosanitarias precisan de esos cuidados o requieren garantizar un aislamiento adecuado. Durante este mes, en el centro de Barros se han gestionado 60 altas confirmacdas por los test negativos.

Salud ha explicado que el 83% de los pacientes atendidos proceden de residencias para personas mayores y que un 71% sobrepasan los 80 años de edad. Eso ha requerido un refuerzo de la plantilla inicial con empleados del Servicio de Salud (Sespa), de la Fundación Sanatorio Adaro y con profesores voluntarios de la Facultad de Enfermería de Gijón. En la actualidad cuenta con 95 profesionales, incluyendo personal asistencial y del resto de los servicios complementarios.

 Residencias de mayores

El número total de residentes de los centros gerontológicos asturianos fallecidos debido al COVID-19 asciende a 133, son seis más que 24 horas antes. La Consejería de Derechos Sociales y Bienestar ha especificado que el número de muertes ha sido de cinco pero que, además, añaden una sexta que se había producido con anterioridad y que estaba pendiente de incluir en los listados. La residencia más afectada, de los 49 en los que se han confirmado positivos, continúa siendo la de Grado, con 21 fallecidos. Pero hay un buen número de dispositivos a los que ha pasado factura. El CPR el Palacio de El Villar, de Castrillón, ha notificado la muerte de 12 de sus usuarios. El centro gerontológico Jovellanos, de Gijón, 16. La residencia Plaza Real, también de Gijón, 11. O el CPR Santa Teresa, de Oviedo, 10. De los 49 afectados, 31 todavía mantienen casos activos. El resto ya no.

Lo que ha mejorado considerablemente en los últimos días ha sido la evolución de sus positivos. El número de casos nuevos es ya muy pequeño. Este jueves se han confirmado siete en residentes y uno en trabajadores. La cifra global, no obstante, muestra la magnitud de la epidemia. 597 usuarios de geriátricos y 196 trabajadores han contraído el nuevo coronavirus en las últimas semanas. Esa ralentización del ritmo de contagios es positiva, al igual que el dato de las curaciones. Ya se han recuperado 205 residentes y  74 trabajadores.

 

El desconfinamiento

El control de todos estos brotes es importante ahora que se comienza a trabajar en la desescalada del confinamiento. El Gobierno del Principado acaba de constituir un grupo de once expertos para analizar la situación. La idea del Ejecutivo asturiano es presentar un plan propio que deberá ser ratificado por el Gobierno. El vicepresidente, Juan Cofiño, ha destacado las «dos realidades» de Asturias, la de la zona rural y la del área central

El Gobierno de Asturias ya «trabaja con la vista puesta en el 9 de mayo», ha destacado la portavoz del Gobierno Melania Álvarez. Es implica elaborar un plan propio de desescalada del confinamiento, que tendrá que cumplir con criterios sanitarios y el visto bueno del Ejecutivo central, pero que se enfocará desde las peculiaridades propias del territorio. El Principado cuenta con un grupo de 11 expertos que desarrollarán los pormenores bajo la coordinación del propio Juan Cofiño.

La EBAU contará con un protocolo de seguridad y equipos de protección individual

La Voz
Alumnos realizan el examen de la EBAU, la actual selectividad, en un aula de la Universidad de Oviedo
Alumnos realizan el examen de la EBAU, la actual selectividad, en un aula de la Universidad de Oviedo

La consejera de Educación y el rector de la Universidad de Oviedo acuerdan iniciar la búsqueda de espacios adecuados aunque se mantienen las localidades previstas de examen

La Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EBAU) contará con un protocolo de seguridad sanitaria para garantizar la seguridad del alumnado, profesorado y personal de apoyo. Este protocolo contempla el uso de equipos de protección individual y que deberá ser aprobado por las autoridades sanitarias. Dada la complejidad del evento, se contará con la colaboración de la Delegación de Gobierno y de los ayuntamientos implicados. Este ha sido uno de los puntos acordados entre el Gobierno del Principado de Asturias y la Universidad de Oviedo, en la reunión que mantuvieron por videoconferencia los equipos de la consejera de Educación, Carmen Suárez y del rector de la Universidad de Oviedo, Santiago García.

Seguir leyendo

Comentarios

El coronavirus deja ocho muertos más mientras los hospitales se vacían