¿Qué va a pasar con el «campanu» esta temporada?

El Principado inicia contactos con las sociedades de pescadores para organizar el regreso a los ríos y ver si será por semana y con cotos o en fin de semana

Suelta de un salmón en el río Esva.Suelta de un salmón en el río Esva
Suelta de un salmón en el río Esva

Si toda va bien, si se cumplen las cuatro fases de desescalada de la epidemia del coronavirus y los plazos ofrecidos por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, si no se producen rebrotes y si todo el Principado avanza al mismo ritmo y no por áreas sanitarías, la temporada de la pesca del salmón podría inaugurarse a partir del lunes 25, de mayo. Esto supone que el primer día hábil sería el martes, 26 de mayo. Pero esa jornada está reservada para los cotos. ¿Se levantaría la veda con unos pocos pescadores en el río? ¿No se esperaría al fin de semana para que todos los federados tuvieran la oportunidad de pelear por el orgullo de echar a tierra el campanu? Un campanu para lconseguir la satisfacción de ser el más rápido pero con una escasa recompensa económica, ya que nadie espera que se vaya a celebrar una puja. El Principado acaba de iniciar una ronda de contactos con la Federación Asturiana de Pesca y con las diferentes asociaciones. Lo que está haciendo es sondear a los aficionados para ver cómo se puede organizar.

De momento, todo está en el aire. Hay opiniones para todos los gustos. Algunos quieren que el 25 se dé el pistoletazo de salida y el 26 ya estén los pescadores en los ríos. Es un deporte individual, en el que se respeta la distancia social, sin problema. Además hay aficionados que tienen su coto ya pagado para ese día, por lo que sería difícil de justificar aplazarlo al fin de semana. Otros entienden que sería más justo mantener la tradición de abrir el fin de semana, para todos a la vez, ofreciendo igualdad de oportunidades para capturar el campanu más deslucido. Otros reconocen que la decisión es complicada porque hay argumentos a favor y en contra de las dos opciones. Todas estas versiones se ha encontrado al otro lado del hilo telefónico el director general del Medio Natural, David Villar, que ha estado sondeando las opiniones de aficionados y de la federación.

En lo que sí coinciden todos es en que, después de haber dado por perdida la temporada, el anuncio del presidente Pedro Sánchez y el empeño de Adrián Barbón por considerarlo una actividad singular dentro del Principado, les ha dado nuevas esperanzas. Depende de muchos factores externos pero ahora ya creen que van a poder probar su estilo en el río.

Enrique Berrocal, de Las Mestas, se muestra cauto. Sabe que hay muchos elementos que no dependen de la voluntad de nadie. Pero, aun así, es de los partidarios de que ese mismo martes, 26 de mayo, se pueda pescar. Los que hayan tenido la fortuna de conseguir ese día coto serán los primeros. Lo tienen pagado y parece lo justo. Esto permitiría una apertura de temporada ordenada, con menos aficionados junto al río el primer día y menos salmones llegando a los precintos. «Retrasarlo al fin de semana es una opción pero no veo motivo para que pueda abrir ese mismo», explica. Independientemente del día en que se empiece, está convencido de que no va a haber puja. La sociedad está conmocionada y la hostelería cerrada y esperando la peor crisis en décadas, así que no parece que vayan a aflorar de repente miles de euros para adquirir un salmón. Lo importante, de todos modos, es que se pueda pescar. Berrocal era precisamente de los que daba por perdida la temporada.

Justo la posición contraria la sostienen Antón Caldevilla, del Esmerillón. Pero sin argumentos polarizados. Coincide con Berrocal que lo importante es volver al río y no el día exacto. En su  caso, piensa que sería más justo que todo el mundo tuviera las mismas oportunidades de echar a tierra el primer salmón de la campaña, por lo que prefiere que se retrase al fin de semana. Pero si la administración decide que sea un martes, lo acatará, sin mayores discrepancias. Caldevilla explica que lo primero es la salud. «No sé si es que soy mayor, pero es lo que más valoro», explica. Por eso, lo que espera que el 25 de mayo se den las condiciones para retomar la pesca deportiva. Después ya se verá cómo. Entiende el interés de muchos pescadores por capturar el campanu, porque sabe que es un orgullo del que siempre se podrá presumir. Ese orgullo será lo único que tengan en este 2020. El presidente del Esmerillón tampoco ve factible que se organice una puja.  

Joaquín Alperi, de la Real Sociedad Asturiana de Pesca, entiende que hay argumentos suficientes para sostener las dos posturas. Considera que es la administración la que tiene que adoptar una decisión y que tiene pros y contras que analizar. Alperi comprende que los pescadores que tienen su coto pagado para el día 26 querrán estrenarlo y que será difícil hacerles entender que se retrase para dar a todos las mismas oportunidades. Es más, apunta a que el Gobierno del Principado debería pensar en devolver el dinero cobrado por cotos que jamás se van a disfrutar por la prohibición durante el estado de alarma. Pero también entiende lo que sienten los aficionados en esa primera jornada y la satisfacción que genera el campanu. El presidente de esta sociedad defiende que la prioridad es la salud pero entiende que la pesca es una actividad individual en la que no sería complicado cumplir las medidas que el Ejecutivo decida. No obstante, queda casi un mes y es de los que piensa que pueden pasar demasiadas cosas.

La Administración asturiana sopesa todos estos puntos de vista. Todavía quedan muchos aspectos por definir pero trabaja ya en la planificación ordenada de la desescalada y la pesca deportiva es una de las piezas que debe tener en cuenta.

Asturias estudia una hoja de ruta propia complementaria para la desescalada

La Voz
El vicepresidente del Principado y consejero de Infraestructuras, Juan Cofiño
El vicepresidente del Principado y consejero de Infraestructuras, Juan Cofiño

La alternativa contemplará las singularidades «que sin duda hay» y que no están recogidas en el plan del Gobierno central, asegura el vicepresidente Juan Cofino

El Gobierno asturiano estudiará la posibilidad de plantear alternativas complementarias al plan de desescalada aprobado por el Consejo de Ministros que trasladará al Ejecutivo central la próxima semana, según ha señalado su vicepresidente, Juan Cofiño. La alternativa contemplará las singularidades asturianas «que sin duda hay» y que no están recogidas en el plan del Gobierno central.

En unas declaraciones remitidas por el Gobierno, Cofiño, que preside el grupo de expertos constituido en Asturias para afrontar la desescalada, ha considerado «muy positivo» el documento elaborado por el Ejecutivo central dado que «introduce certidumbres para administraciones públicas, sectores económicos y para el conjunto de ciudadanos».

Seguir leyendo

Comentarios

¿Qué va a pasar con el «campanu» esta temporada?