Asturias ficha a 30 rastreadores para estrechar el cerco al coronavirus

La Voz

ASTURIAS

El consejero de Salud, Pablo Fernández Muñiz, durante la videoconferencia con el grupo de trabajo constituido en la Junta General para el seguimiento y evaluación del coronavirus en Asturias.
El consejero de Salud, Pablo Fernández Muñiz, durante la videoconferencia con el grupo de trabajo constituido en la Junta General para el seguimiento y evaluación del coronavirus en Asturias.

Los nuevos especialistas se encargarán del análisis y de la trazabilidad de los positivos. Su objetivo será investigar en qué lugar y momento se pudo contraer el pagóteno y localizar a las personas que estuvieron en contacto

08 may 2020 . Actualizado a las 17:05 h.

El Gobierno regional ha anunciado la contratación de 30 especialistas para el servicio de Vigilancia Epidemiológica. Su labor será, entre otras, la de rastrear el rumbo del coronavirus. Los nuevos rastreadores se encargarán del análisis y de la trazabilidad de los nuevos positivos por el COVID-19 y su objetivo será investigar y averiguar en qué lugar y momento pudo contraer el patógeno. De esta manera se podrá identificar y localizar a las personas estuvieron en contacto para implantar medidas de prevención. 

«Ayudarán a ver la trazabilidad del virus», ha afirmado Rafael Cofiño, director de Salud Pública. «Harán una entrevista a cada uno de los casos e irán explorando la existencia o no de contactos estrechos. En el caso de haberlos, se hará seguimiento a cada uno de los contactos». De esta forma, se busca poner coto a la expansión de la pandemia. 

El consejero de Salud, Pablo Fernández, ha avanzado que se reforzará con esos 30 nuevos rastreadores el servicio de Vigilancia Epidemiológica ante la intensificación de las pruebas PCR que comenzarán a realizarse en la próxima fase de desescalada para la realización de un «diagnóstico temprano» de nuevos casos de coronavirus. Durante su comparecencia telemática ante grupo de trabajo constituido en la Junta para hacer un seguimiento de la crisis derivada de la pandemia, ha dado por hecho que se producirá un «repunte», para lo cual es imprescindible «detectar lo antes posible» nuevos casos para «tomar el control y evitar la saturación hospitalaria».