Los concejos costeros barajan una moratoria en la apertura de playas

La FACC asegura que los ayuntamientos tienen graves dificultades para evitar masificaciones a partir del lunes. Busca una decisión de consenso para evitar desplazamientos de unos municipios a otros

Playa de Salinas, en un día soleado
Playa de Salinas, en un día soleado

No es algo definitivo pero sí una posibilidad con peso. Los concejos costeros asturianos se plantean pedir una moratoria en la apertura de playas ante las dificultades que tienen para garantizar que no haya masificaciones. Si finalmente, Asturias pases a la fase dos de la desescalada, la apertura de los arenales tendría que realizarse a partir del próximo lunes, 25 de mayo. Gijón, por su parte, ya ha anunciado que no tiene capacidad para garantizar la distancia y que los mantendrá cerrados para el baño. Los mantendrá abiertos para pasear, como hasta ahora.

La presidenta de la Federación Asturiana de Concejos (FACC), Cecilia Pérez Sánchez, planteará al comité de coordinación para la desescalada en la reunión prevista para el viernes, 22 de mayo, los «graves problemas a los que se enfrentan los ayuntamientos costeros para poder abrir las playas en la fase 2». Pérez no descarta que se recomiende una moratoria para la reapertura «hasta que Asturias cuente con un protocolo bien definido y se disponga de los recursos necesarios para su gestión conforme a las medidas de seguridad e higiene fijadas para la prevención del COVID-19».

Este es el contenido de una carta que Cecilia Pérez acaba de remitir a los alcaldes de los concejos del litoral. La presidenta expone que ante la apertura de las playas que contempla la Orden SND/414/2020 para la fase 2 de la desescalada, «la FACC es plenamente consciente de las dificultades casi insalvables que hoy por hoy tienen los ayuntamientos para asegurar una distribución espacial de al menos dos metros que garantice la seguridad de los usuarios, como exige la norma». Recuerda que la gran mayoría de los municipios carecen de los recursos humanos y materiales necesarios.

La federación reconoce que el tema de la splayas es una de las prioridades que tienen que planrear en la próxima reunión del comité de coordinación «con el objetivo de lograr un consenso sobre cómo debe afrontarse la situación en Asturias; sin descartar, en principio, que se recomiende una moratoria en la apertura de las playas». Cecilia Pérez explica que si, finalmente, el Comité de Coordinación acuerda recomendar que las playas se mantengan cerradas para otros usos distintos al deporte o al paseo, «lo oportuno es que todos los ayuntamientos adopten por consenso esta medida extraordinaria». Considera que si unos concejos y no en otros, «se podría generar un efecto llamada que en el momento actual no parece lo más oportuno».

Arena y coronavirus

Las playas asturianas tendrán un aforo reducido durante este verano con varias limitaciones. Los técnicos realizarán un cálculo previo en el que tendrán en cuenta la pleamar, la necesidad de respetar los dos metros de distanciamiento entre personas y la creación de viales de tránsito en el propio arenal y las características especiales de cada enclave. ¿Cómo se podrá controlar el aforo? Los técnicos barajan controles al acceso rodado y peatonal y también por medio de apps. Otra posibilidad que se contempla es parcelar las playas para los usuarios.

La reunión del grupo de trabajo sobre playas llegó a la conclusión de que el Servicio de Emergencias del Principado realizará una evaluación del aforo aconsejable en el contexto de la pandemia en los 72 arenales que la próxima temporada estival tendrán servicio de socorrismo. El grupo está evaluando además alternativas para su control, que dependerá en gran medida de las características de cada playa. En este sentido se barajan posibles controles al acceso rodado y peatonal o por medio de apps, así como la opción de parcelar las playas para la ocupación de usuarios.

No obstante falta una normativa nacional que dé forma a todas estas ideas. La consejera de Cultura, Política Llingüística y Turismo, Berta Piñán, ha asegurado que el Principado ha realizado aportaciones ante el Gobierno de España sobre las «especificidades» e «idiosincrasia» de las playas de la región frente a otros arenales del país de cara a permitir su acceso en las próximas fases de desescalada. La consejera ha explicado que el Ejecutivo central está diseñando, en colaboración con las comunidades autónomas y los sectores implicados, diferentes protocolos, como el que regularán las playas, embalses, ríos y piscinas, que deberá ser dados de paso por el Ministerio de Sanidad.

Comentarios

Los concejos costeros barajan una moratoria en la apertura de playas