«Es una vergüenza. Llevo dos meses sin ingresar un euro y acabaré cobrando antes de la empresa que el ERTE»

Tres asturianos que todavía no han percibido la prestación narran una situación que aseguran que empieza a ser desesperante

Borja Castellanos, trabajador afectado por un ERTE que todavía no ha cobrado
Borja Castellanos, trabajador afectado por un ERTE que todavía no ha cobrado

oviedo

Más de dos meses sin ingresar un solo euro y la incertidumbre de no saber cuándo se acabará la pesadilla. Esa es la situación de cientos de asturianos que, a pesar de que el Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) presentado por su empresa ha sido aprobado por la administración, ven como pasan los días sin percibir la prestación que les corresponde. El Gobierno estatal ha reiterado en varias ocasiones que su objetivo es que «nadie se quede atrás» y que el impacto económico causado por la crisis del coronavirus se reduzcan al mínimo posible, pero lo cierto es que son muchos los trabajadores que se sienten desprotegidos. Las cifras oficiales dicen que el 98% de los más de 60.000 asturianos afectados por un ERTE ya ha cobrado, pero en el 2% restante se incluye la historia de cientos de personas que empiezan a desesperarse. Tres de ellos explican cómo viven una situación para la que no ven una solución a corto plazo.

Borja Castellanos trabaja como camarero en el restaurante La Taberna del Zurdo de Oviedo. Una vez decretado el estado de alarma, la empresa se acogió a un ERTE que fue aprobado el 5 de abril. Mes y medio después, ni él ni ninguno de sus siete compañeros han cobrado la prestación. Su último ingreso fue el 1 de abril, cuando la empresa le abonó el sueldo correspondiente a los 13 primeros días de marzo. Con una niña pequeña, capea el temporal con la ayuda de su familia. «Es una vergüenza. Se supone que el lunes nos reincorporamos al trabajo y a este paso acabamos cobrando antes de la empresa que el ERTE», afirma Castellanos.

La situación es delicada, pero lo es todavía más la incertidumbre de no saber qué va a pasar a corto plazo. «La única forma que tenemos de saber algo es a través de la plataforma del Servicio Púbico de Empleo (SEPE). Allí te salen las prestaciones que te corresponden y las solicitudes pendientes, pero la mía ni tan siquiera aparece», explica Castellanos. Además, el servicio público tiene en funcionamiento un servicio telefónico que «siempre comunica», asegura el afectado, quien añade que es imposible contactar con alguien que te diga cuándo vas a cobrar y cuánto. En su opinión «es imposible que sea verdad eso de que el 98% ya ha cobrado. Yo conozco a muchísima gente a la que no le ingresaron nada y otra mucha a la que no le pagaron lo que le corresponde».

Por último, respecto a la posibilidad de que los bancos adelanten la prestación, sostiene que «para que eso pase primero debe estar reconocida por el SEPE porque lógicamente el banco no va adelantar una cantidad que no sabe ni cuánto es ni si está aprobada o no».  

Ana Fernández, trabajadora afectada por un ERTE que todavía no ha cobrado
Ana Fernández, trabajadora afectada por un ERTE que todavía no ha cobrado

«No sabemos nada porque no tenemos dónde informarnos»

La  hostelería es una de las ramas de actividad más afectadas, pero la crisis ha golpeado a todos los sectores económicos. Otro de los ejemplos es el de Ana Fernández, trabajadora de Modultec. La empresa industrial firmó un ERTE el día 25 de marzo y fue añadiendo empleados al expediente a lo largo de los días siguientes, pero no fue hasta el 4 de mayo cuando ese expediente entró en el SEPE -y sigue pendiente de resolución-.

Desde esa primera fecha ya han pasado dos meses, pero «a día de hoy seguimos sin cobrar», explica Fernández. Por tanto, está pendiente de ingresar una parte de marzo, abril y lo que va de mayo. «Lo peor de todo es que no tienes ni dónde informarte. Podemos ver nuestra situación en la web del SEPE y yo ahí no figuro ni como beneficiaria de subsidio».

Recogida de alimentos

Ana Fernández pertenece a la CSI, sindicato que desde hace años recoge alimentos para repartir entre las personas en situación de vulnerabilidad. A pesar de que varios de los miembros del sindicato están en ERTE, «siguen aportando». La crisis económica causada por el coronavirus ya comienza a notarse y, según Fernández, «en las últimas semanas son muchas más familias las que vienen a pedir ayuda».

Fernando Álvarez, trabajador afectado por un ERTE que todavía no ha cobrado
Fernando Álvarez, trabajador afectado por un ERTE que todavía no ha cobrado

«Es imposible echar números, estamos desesperados»

Fernando Álvarez es otro de los asturianos que todavía no ha cobrado todo lo que tiene pendiente. Trabaja en Vauste -antigua Tenneco- y en su misma situación están otros 132 empleados de los 140 que tiene la compañía. Vauste presentó un primer ERTE el 18 de marzo, que fue aprobado por el SEPE y por el que cobró por los 12 días restantes de marzo el día 4 de mayo.

El problema surge porque la compañía pidió una prórroga del ERTE el 16 de abril y, aunque está aprobado, desde entonces no han cobrado nada. «Miro todos los días en la página del SEPE y unos días aparezco como beneficiario y otros no. Lo que hacen es marearnos la cabeza», sentencia Álvarez. La incertidumbre es total porque «es imposible echar números, estamos desesperando», afirma el trabajador de Vauste.

Además, explica que la cantidad que cobró de marzo estaba mal calculada, ya que tiene dos hijos y solo computaron uno. Eso sí, reconoce que en ese caso respondieron rápidamente a su reclamación y le dieron la razón. Álvarez considera que el SEPE está «saturado» y asegura que «yo no conozco a nadie que esté al día en el cobro del ERTE».

La historia de Borja Castellanos, la de Ana Fernández y la de Fernando Álvarez es similar a la de cientos de asturianos que, a pesar del hartazgo, no se resignan y que alzan la voz para reclamar un prestación que tienen reconocida por la administración pero que no acaban de percibir.

Comentarios

«Es una vergüenza. Llevo dos meses sin ingresar un euro y acabaré cobrando antes de la empresa que el ERTE»