Dos acusados aceptan una multa por coacciones en el caso de bus de Hazte Oír

La Voz

ASTURIAS

El autobús de Hazte Oír en Pola de Lena
El autobús de Hazte Oír en Pola de Lena Carmen Liedo

El vehículo de la organización de ultraderecha tuvo que dejar Asturias en 2017 tras ser apedreado en Lena

05 jun 2020 . Actualizado a las 12:09 h.

Los dos acusados de lanzar piedras y objetos contundentes contra el autobús de HazteOir en Lena en 2017 han reconocido los hechos y aceptado sendas multas de 2.164 euros por un delito de coacciones para impedir el derecho a la libertad ideológica y de expresión en concurso con un delito de daños en el juicio celebrado este viernes en Oviedo.

La Fiscalía y la acusación particular han llegado a un acuerdo con las defensas durante la vista oral celebrada en el Juzgado de lo Penal 1 de Oviedo, donde ambos acusados aceptaron indemnizar a la empresa Ecobús, tras ser retirada la petición de responsabilidad civil por daños morales.

Los hechos ocurrieron en 2017 cuando HazteOír inició una campaña sobre leyes que, a su juicio, presentaban «adoctrinamiento sexual» y viajaban por varias ciudades españolas en un autobús que en su parte exterior y zonas laterales exponía, entre otros mensajes, que «los niños tienen pene y las niñas vulva y si naces hombre, lo eres y si eres mujer seguirás siéndolo».

Un juzgado de Madrid adoptó como medida cautelar la prohibición de la circulación del vehículo si no se retiraba parte del mensaje, por lo que HazteOír comunicó el 8 de mayo de 2017 a la Delegación de Gobierno que al día siguiente estaría en Asturias y pedía protección policial para evitar que se repitieran los incidentes violentos anteriores de otras ciudades españolas.

El 9 de mayo las redes sociales informaban del recorrido del autobús en Oviedo y animaban a su boicot, por lo que la organización del bus sustituyó como punto de encuentro con la prensa la Estación de Servicio de Viella por la de Pola de Lena, en el punto kilométrico 58,5 de la A-66.

Según el relato fiscal, sobre las 11:00 horas, el autobús llegó a Lena con el lema «Dejad a los niños en paz» en ambos laterales y un grupo de manifestantes comenzó a increpar, por lo que se suspendió la rueda de prensa prevista y el autocar se desplazó hasta Oviedo.

En ese momento, varias personas «embozadas y encapuchadas», según la Fiscalía con el ánimo de amedrentar e intimidar a la comitiva de HazteOír comenzaron a tirar piedras, adoquines y objetos contundentes contra el vehículo y las personas que estaban en su interior.

Varios cristales y el limpiaparabrisas delantero se rompieron por efecto de los golpes, mientras los manifestantes, entre los que estaban los dos acusados, gritaban: «¡Fuera fascistes de la nuesa tierra!», según el escrito de calificación.