Otra víctima del COVID-19 con 324 años de historia: el Carmín también se cancela

Festejos mantiene la esperanza de poder celebrar la procesión y de que haya feriantes. La romería se suma a la lista de citas veraniegas suspendidas donde ya están el Xiringüelu y el Descenso del Sella

El Carmín de La Pola 2019
El Carmín de La Pola 2019

redacción

La «nueva normalidad» trae consigo novedades: el Carmín de La Pola ha sido cancelado. Una de las citas por excelencia del verano asturiano, que se celebraría en un mes, no ha podido con las consecuencias del coronavirus. La noticia llega unas semanas después de la decepción anterior con la cancelación del Xiringüelu y el Descenso del Sella. A medida que las medidas de la crisis sanitaria iban viendo la luz ha habido reacciones de todo tipo por parte de los organizadores de las grandes verbenas. Varios han cancelado sus citas, pero hay otros que mantienen la esperanza, o al menos no terminan de dar la noticia de suspendido. San Timoteo es uno de los grandes que, de momento, permanece a la espera sin dar el «no» definitivo.

Con la llegada de la cancelación del Descenso del Sella, en Siero no tiraban la toalla. Desde la Sociedad de Sociedad de Festejos de Pola de Siero, Jenaro Soto, su presidente mantenía, entonces, que no iba a decir «Carmín cancelado» hasta que quedasen 15 días para la fiesta, «si es que hay que decirlo». Pero ya lo ha dicho, 30 días antes, porque las circunstancias no son nada favorables. Ya no solo por las medidas sanitarias. «Una de las consecuencias de la pandemia es que estamos todos sin ingresos y así es inviable llevarlo a cabo», explica Soto, quien haciendo cálculos necesitaría en torno a 48 vigilantes de seguridad para evitar las aglomeraciones y la entrada de más gente de la permitida en el recinto.

Con estos vigilantes trabajando un día y medio, a la sociedad no les salían las cuentas. Y menos sin la subvención del ayuntamiento que se les fue retirada para utilizar esos fondos en la lucha contra el Covid-19. Actualmente, ha sido cancelada la fiesta al completo, pero están a la espera de que se permita a feriantes tener actividad unos días y así llevarían a cabo la entrega del bollu y el vino. También tienen esperanzas en que la prohibición de las procesiones se elimine y puedan llevarla a cabo. 

El Carmín lleva celebrándose desde 1695, este año cumpliría 324 años, y en alguna ocasión ha sido cancelado. Jenaro Soto solo recuerda una: «Se canceló por lluvia, hace unas cuatro décadas, recuerdo la portada del periódico con una imagen de los jóvenes bañándose en la carretera y el agua llegándoles por las rodillas». El presidente está bastante seguro de que durante la Guerra Civil también se cancelaría, pero así, de memoria, solo recuerda aquella ocasión. El Descenso del Sella también suma esta no edición a su historia: junto a las ediciones de 1936 a 1943 durante la Guerra Civil y la Posguerra, son los únicos nueve años sin el descenso más famoso de España.

Mientras tanto, en Luarca, San Timoteo no se pone nervioso por el momento y desde la Cofradía San Timoteo, que organizan las fiestas aseguran que todo sigue en pie, hasta que el ayuntamiento o Delegación de Gobierno les impida realizar la fiesta. Tono Álvarez, presidente de la cofradía, aseguraba que «todo está preparado para que la fiesta tenga lugar». Por el momento, no hay ninguna novedad con respecto a la fiesta luarquesa. Aunque, en caso de que las aglomeraciones de cara a las romerías y verbenas no estén permitidas, seguirán celebrando la cita con sus actividades culturales y con el reparto del bollo entre los socios.

También hay otras respuestas a la situación adversa del coronavirus en relación a las fiestas.  Oviedo no perderá su San Mateo en septiembre, aunque no será como siempre. La Concejalía de Festejos del Ayuntamiento de Oviedo ya ha comenzado a planificar la próxima fiesta, que tradicionalmente se celebran en Oviedo la semana del 21 de septiembre. Esta vez, la cita se descentralizará por barrios y habrá reducciones de aforo en la programación. Los aforos han de ser reducidos. La concejala responsable, Covadonga Díaz, aseguró que su departamento está trabajando en la planificación de las próximas fiestas de San Mateo, «unas fiestas diferentes, más restrictivas, debido a la crisis sanitaria».

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Otra víctima del COVID-19 con 324 años de historia: el Carmín también se cancela