La pobreza crece en Asturias aunque se mantiene por debajo de la media nacional

Aumentan las carencias materiales pero bajan los hogares asturianos con problemas para afrontar gastos imprevistos

La pobreza todavía afecta a muchas personas
La pobreza todavía afecta a muchas personas

La tasa AROPE, que mide la población en riesgo de pobreza o exclusión social, ha subido en Asturias del 20,9 por ciento de 2018 al 24,6 por ciento en 2019, aunque se mantiene por debajo del promedio nacional del 25,3 por ciento.

Este indicador, creado en 2010 para poder medir la pobreza relativa en Europa, amplía los criterios -no solo con los ingresos- e incluye la carencia material o la baja intensidad en el empleo.

Según la Encuesta de Condiciones de Vida (ECV) de 2019 elaborada por el Instituto Nacional de Estadística (INE), los ingresos medios por persona subieron en el Principado un 3,6 por ciento, hasta 12.523 euros, y los ingresos por hogar, un 3,1 por ciento, hasta 27.897 euros.

Con ello, la proporción de los residentes en el Principado que dice tener muchas dificultades para llegar a fin de mes ha bajado del 9,8 por ciento en 2018 al 9,6 en 2019.

También ha descendido la proporción de hogares asturianos que asegura no tener capacidad para afrontar gastos imprevistos, del 33 al 31,2 por ciento.

Sin embargo, el porcentaje de familias que no pueden permitirse ir de vacaciones al menos una semana al año ha repuntado del 30,9 al 33 por ciento, y el de familias que reconocen retrasos en los pagos relacionados con la vivienda principal, del 4,4 al 4,7 por ciento.

Para el conjunto del país, la encuesta refleja que uno de cada cuatro españoles, el 25,3 %, estaba en 2019 en riesgo de pobreza o exclusión social frente al 26,1 % del año anterior, una situación que se ha agravado en el caso de los menores de 16 años y que ya afecta al 30,1 % de ellos.

El ingreso medio por persona alcanzó los 11.680 euros, cifra un 2,3 % superior a la registrada el año anterior.

Por grupos de edad, la tasa AROPE bajó un punto en las personas de 16 a 64 años y 1,9 puntos en los mayores de 65. Por el contrario, subió 1,3 puntos en los menores de 16 años.

La encuesta incorpora este año un módulo sobre transmisión intergeneracional de la pobreza que concluye que el 9,4 % de los adultos que vivían en hogares con una situación económica mala o muy mala cuando eran adolescentes, tiene en la actualidad ingresos muy altos.

Por comunidades autónomas, las mayores tasas AROPE de riesgo de pobreza o exclusión social se dieron en Extremadura (37,7 %), Andalucía (37,7 %) y Canarias (35,0 %).

Por el contrario, Navarra (11,7 %) y País Vasco (14,4 %) presentaron las más bajas.

El umbral de riesgo de pobreza para los hogares de una persona (calculado con los datos de ingresos de 2018) se situó en 9.009 euros, un 1,6 % más que el estimado en el año anterior. En hogares compuestos por dos adultos y dos menores de 14 años, dicho umbral fue de 18.919 euros.

Respecto al nivel de formación, el 31,7 % de la población con un un nivel educativo equivalente a educación secundaria de primera etapa estaba en riesgo de pobreza o exclusión social en 2019, una tasa que se reduce al 13,7 % en personas con educación superior.

Asimismo, el 46,8 % de las personas que vivían en hogares formados por un adulto con niños dependientes a cargo se situaban en riesgo de pobreza o exclusión social en 2019. Las menores tasas se daban en los hogares sin niños dependientes.

En relación con la actividad, el 56,9 % de los parados estaba en riesgo de pobreza o exclusión social, frente al 15,3% de los ocupados y el 14,0 % de los jubilados.

Según la nacionalidad, el porcentaje de personas por debajo del umbral de riesgo de pobreza o exclusión social era del 21,7 % para los españoles, del 46,2 % para los extranjeros de la Unión Europea (UE) y del 54,2 % para las personas cuya nacionalidad no era de un país no comunitario.

La encuesta revela que el 7,4 % de los hogares españoles llegó a fin de mes con «mucha dificultad» en 2019, 3,0 puntos menos que el año anterior.

Por su parte, el 33,9 % de los hogares no tuvo capacidad para afrontar gastos imprevistos (36 % en 2018) y el 33,4 % no se pudo permitir ir de vacaciones fuera de casa al menos una semana al año (0,8 puntos menos que el año anterior).

Por otro lado, el 6,9 % de los hogares tuvo retrasos en los pagos a la hora de abonar gastos relacionados con la vivienda principal (hipoteca o alquiler, recibos de gas, electricidad, comunidad...) en los 12 meses anteriores (0,4 puntos por debajo del año anterior).

Por comunidades, los ingresos medios anuales más elevados se registraron en País Vasco (15.300 euros por persona), Comunidad de Madrid (14.199) y Navarra (13.937).

Los más bajos en Extremadura (8.796 euros por persona), Región de Murcia (8.956) y Andalucía (9.160); según recogió EFE.

El ascensor social se estanca en Asturias

L. Ordóñez

Un estudio comparativo de las declaraciones de renta de padres e hijos en 20 años confirma el peso de la herencia en la fortuna individual

Por encima de todo, antes que el mérito, el esfuerzo, o cualquier otro factor, lo que determina la riqueza de una persona es la herencia, lo es para lo positivo, con una enorme ventaja para los hijos nacidos en una familia afortunada de renta alta y lo es también como una pesada losa para los menos afortunados, que sufren el lastre de la pobreza de sus padres en su desarrollo vital. Este hecho se ha visto corroborado por la publicación del Atlas de las oportunidades (promovido por la Fundación Felipe González y Cotec) y que muestra una Asturias en la que, pese a los avances, el ascensor social se encuentra estancado. Aquellos nacidos en una familia de renta más baja han encontrado enormes dificultades para mejorar su posición en las últimas décadas mientras que quienes crecieron en un entorno privilegiado han mejorado de forma notable.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

La pobreza crece en Asturias aunque se mantiene por debajo de la media nacional