El exceso de mortalidad relacionado con el coronavirus se contiene en Asturias

El consejero de Salud señala que la tasa acumulada por cada cien mil habitantes en los últimos catorce días es de 122 casos

El consejero de salud, Pablo Ignacio Fernández Muñiz
El consejero de salud, Pablo Ignacio Fernández Muñiz

Oviedo

Asturias no registra un exceso de mortalidad directa o indirectamente relacionado con la COVID-19 durante esta nueva fase de la pandemia, algo que sí está ocurriendo ya en otras comunidades autónomas, según ha asegurado el consejero de Salud, Pablo Fernández, que ha cifrado en menos de 400 las personas que han fallecido por encima de lo que podía ser previsible en el Principado durante los últimos siete meses.

Desde el inicio de la pandemia, el exceso de mortalidad en Asturias se cifra en un 6%, muy por debajo del 21% que se baraja de media nacional, no sólo como consecuencia directa del coronavirus sino porque ha habido muchos otros fallecimientos por otras motivos indirectamente relacionados. Fernández, que ha comparecido ante la Comisión de Salud de la Junta General para informar sobre la evolución de la pandemia, ha incidido en que, aunque en Asturias hay una situación contenida con una tasa acumulada de 122 casos por cada cien mil habitantes en los últimos catorce días, menos de la mitad de la media nacional (269), «preocupa el incremento de casos».

No obstante, ha señalado que en esta nueva fase de la pandemia los casos son menos graves y que, mientras en la primera onda sólo se veía una parte del iceberg -se diagnosticaron más de 2.400 casos, pero se calculaba que los infectados eran 19.500-, con la realización de pruebas a casos con síntomas leves y las nuevas estrategias de búsqueda se ha conseguido conocer gran parte del mismo y que la curva de casos detectados se parezca más a la realidad.

El consejero ha avalado las estrategias de diagnóstico precoz en el ámbito socio-sanitario y educativo, la evaluación de riesgos que se lleva a cabo ante eventos multitudinarios, los cribados realizados ante brotes localizados y las alertas naranjas que desde agosto se decretaron en ocho concejos del Oriente y del valle del Nalón. Sobre esta última medida, actualmente vigente en Laviana, Langreo y San Martín del Rey Aurelio, el consejero ha señalado que se ha demostrado «muy eficaz» para contener el incremento de casos y que cuando se ha adoptado ha sido porque los técnicos epidemiológicos apreciaron situaciones de riesgo.

Fernández ha destacado además que en la primera ola la atención primaria fue «clave y muy eficaz» para que hubiera una incidencia menor que en otras comunidades autónomas y no se produjeran colapsos hospitalarios por lo que ha señalado que en esta segunda onda se va a seguir trabajando en la atención primaria y mejora de la coordinación sociosanitaria.

Sobre la campaña de vacunación de la gripe ha señalado que se adelantará al 13 de octubre, aunque entre los colectivos más vulnerables se iniciará antes, con el objetivo de incrementarla entre los mayores de 65 años, los enfermos crónicos o con inmunodeficiencia y los profesionales de la salud y sus convivientes. «Todos los años, con la gripe, los hospitales y centros de atención primaria tienen una presión enorme en ciertas semanas, a finales de diciembre o enero, que ponen a prueba el sistema sanitario y este año el reto es inmensamente mayor y por eso hay que atajarla cuanto antes sea posible», ha subrayado el consejero, que ha asegurado que con ese objetivo se ha hecho una compra mayor de vacunas.

Tras su intervención, la portavoz del PP, Beatriz Polledo, ha denunciado que en un momento en el que la positividad sigue aumentando, la atención primaria está desbordada y que es preciso reforzarla porque es la medida más importante para hacer frente a esta segunda oleada, en la que se está viendo una «falta previsión en la organización de los centros de salud, que viven un auténtico caos».

Ha criticado la falta de claridad a la hora de decretar las alertas naranjas, cuestión en la que ha incidido también la portavoz de Ciudadanos, Laura Pérez, que tras reconocer que gestionar una pandemia es complejo, ha pedido al Gobierno más previsión y transparencia a la hora de adoptar actuaciones «que no sean arbitrarias sino que estén basadas en certezas científicas».

El portavoz de Podemos, Daniel Ripa, también ha pedido al consejero que se actúe con más rapidez, coordinación y anticipación, a la vez que ha cuestionado que desde el Gobierno asturiano se actúe rápidamente frente hosteleros y pequeños empresarios, pero que no haga lo mismo cuando hay denuncias de usuarios de autobuses de Alsa.

La diputada de Vox Sara Álvarez ha criticado que no se adoptasen las alertas naranjas siguiendo criterios objetivos, mientras que el de Foro, Adrián Pumares, ha defendido la necesidad de que se adopten las medidas necesarias para garantizar la asistencia médica presencial y que no se pospongan las intervenciones quirúrgicas que redunden en un aumento de las listas de espera, informa EFE.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

El exceso de mortalidad relacionado con el coronavirus se contiene en Asturias