Los nuevos parámetros del Gobierno sitúan a Asturias en «riesgo medio»

La comunidad es una de las que sale mejor parada en la comparativa nacional, al encontrarse en el segundo indicador más bajo. A pesar de esos datos, el Principado se encuentra en fase 2, ya que el objetivo es rebajar la incidencia del coronavirus por debajo de los 100 casos por cada 100.000 habitantes

Imagen de una toma de muestras para una prueba PCR
Imagen de una toma de muestras para una prueba PCR

redacción

Era una de las grandes reivindicaciones de los responsables políticos de las diferentes administraciones y de los epidemiólogos y está próxima a ver la luz. El Gobierno nacional trabaja en un panel de indicadores en el que se fijen claramente los criterios objetivos que clarifiquen las medidas que se deben tomar para poner freno a la pandemia del coronavirus. En función de esos datos, el Ejecutivo de Pedro Sánchez establece cuatro niveles de riesgo: extremo, alto, medio y bajo, y las medidas que las comunidades deben tomar en cada caso. Con estas variables en cuenta, Asturias estaría en riesgo medio, junto con otras cinco comunidades. Solo Cantabria y Galicia estarían en riesgo bajo. La calificación de Sanidad choca con la del propio Principado, que acaba de devolver la región a una fase 2 «modificada», a pesar de que comparativamente se mantiene en buena situación. El presidente Adrián Barbón ha dejado claro desde el primer momento que su intención es anticiparse a los acontecimientos y así justifica las medidas. Su intención es rebajar la incidencia de los 100 casos por cada 100.000 habitantes lo antes posible.

El borrador en el que se incluyen los nuevos parámetros, adelantado por la Cadena Ser, y que deberá ser discutido con las comunidades autónomas, califica el riesgo de expansión de la pandemia en esos cuatro grupos para los concejos de más de 5.000 habitantes. Para calcular esos niveles, el documento establece dos bloques con variables. El primero mide la transmisión del virus y se tiene en cuenta la incidencia por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días, en los últimos 7 días, la tasa de positividad (el porcentaje de positivos respecto al número de PCR realizados), la trazabilidad y el número de mayores de 65 años afectados. En el segundo bloque se sitúa la presión asistencial, para lo que tiene en cuenta el número de camas utilizadas en planta y en las UCI.

A cada una de estas variables Sanidad le asigna un valor. Por ejemplo, para estar en riesgo extremo en ese bloque hay que tener más de 250 casos por 100.000 habitantes en los últimos 14 días, 125 en los últimos 7 días y más de un 15% de positividad. En cuanto a las camas, el mayor riesgo se da con el 20% de camas ocupadas por Covid-19 en planta y el 25% en UCI. Cada parámetro se analiza por separado pero luego se hace una valoración conjunta de la comunidad. Para que alcance un nivel, al menos dos parámetros del primer bloque (indicadores de transmisión) y uno del segundo (capacidad asistencial) deben estar en ese nivel.

Con esto en cuenta, Asturias se situaría en un nivel medio -el segundo más bajo de los cuatro que se contemplan-. Según los últimos datos del Ministerio de Salud, del día 14 de octubre, la incidencia acumulada a 14 días es de 186 (riesgo alto); a 7 días es de 116,8 (riesgo alto) y la tasa de positividad del 6,8% (riesgo bajo). El porcentaje de camas ocupadas en planta en del 6,3% (riesgo medio) y el de la UCI 9,8 (riesgo bajo). Al tener que situarse dos indicadores del primer bloque y uno del segundo en el mismo nivel, el nivel que le otorga Sanidad es el medio. La información de la Cadena Ser también aclara que, además de esos cinco parámetros, Sanidad también tendrá en cuenta la trazabilidad y la incidencia en mayores de 65 años. Esos datos los tiene cada comunidad autónoma pero no están publicados por Sanidad. Por el momento, se trata de un borrador, por lo que todas estas medidas deberán ser negociadas con las comunidades autónomas.

En el caso de territorios pequeños, por debajo de 5.000 habitantes, además de estos indicadores generales, se tendrán en cuenta el número, la tendencia y la velocidad de cambio de los casos diagnosticados en los últimos 7 y 14 días; la proporción de casos nuevos asociados a brotes; la tasa de ataque secundaria; la existencia de puntos calientes (número de brotes, sus características y su situación de control; afectación de residencias socio-sanitarias, poblaciones, etc.

En todo caso, Sanidad puntualiza que «siempre se hará una valoración individualizada de la situación de la comunidad autónoma y se tendrán en cuenta otros posibles indicadores, incluidos los cualitativos». «Para determinar el nivel de riesgo de un territorio, los indicadores deben interpretarse siempre de forma dinámica y tanto la tendencia como la velocidad de cambio deben tener un peso en esta valoración», apostilla el texto.

Restricciones

El riesgo de cada nivel levaría aparejada una serie de restricciones. El nivel de alerta extremo supondrá la toma de «medidas excepcionales» tras una evaluación específica de la situación, que «podrán incluir la limitación de la movilidad de las personas, cierres perimetrales u otras restricciones del movimiento». Además, se incorporarán todas aquellas restricciones que se contemplan en el nivel 3.

En ese tercer nivel, se encuentran, entre otras, medidas como limitar reuniones a un máximo de 6 personas en caso de no pertenecer al mismo grupo de convivencia; limitar aforo al 30% en autobuses, metro, trenes y aviones; reducción al 30% del aforo en los centros de culto con prohibición de cantar; máximo de diez personas en espacios cerrados y 15 en abiertos en velatorios y bodas; los comercios deberán reducir su aforo a un 25% y los mercados al aire libre podrán abrir con un 25% de los puestos habituales; terrazas al aire libre con el 50% de mesas con distancia de al menos 2 metros entre las sillas de diferentes mesas, con ocupación máxima de 6 personas por mesa o agrupación de mesas.

Además, los locales de restauración no podrán abrir en interiores; los locales de ocio nocturno deberán permanecer cerrados; las residencias de mayores deberán suspender las salidas de residentes, así como limitar visitas; suspensión de la actividad de centros de día; los centros educativos deberán valorar la educación semipresencial; Museos, bibliotecas y exposiciones a 25% del aforo, al igual que visitas a monumentos; suspensión de eventos deportivos no profesionales; e instalaciones y centros deportivos en interior con 25% de aforo garantizando distancia de seguridad y ventilación, errados si no se puede garantizar. Asimismo, Sanidad indica que «se valorará la limitación de entradas y salidas del área territorial evaluada excepto para actividades esenciales como ir a trabajar, acudir a centro educativo o centro sanitario».

En los otros dos niveles de alerta, los más bajos, las restricciones son similares, aunque con aumentos de aforo. Por ejemplo, en el nivel dos las reuniones estarían limitadas a un máximo de 10 personas en caso de no pertenecer al mismo grupo de convivencia, y no a seis como en el nivel 3; y el aforo de los comercios estaría fijado en un 75% como máximo. En cualquier caso, Sanidad recuerda que «los servicios esenciales, como supermercados, centros sanitarios o transporte colectivo y de mercancías continuarán abiertos en todas las fases».

Clasificación por comunidades

Según esos parámetros, estarían en riesgo extremo Madrid, La Rioja, Aragón, Ceuta y Castilla y León; en riesgo alto Castilla La Mancha, Cataluña, Melilla, Murcia, Navarra y País Vasco; en riesgo medio, además de Asturias, Valencia, Extremadura, Andalucía, Baleares y Canarias y en riesgo bajo Galicia y Cantabria.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Los nuevos parámetros del Gobierno sitúan a Asturias en «riesgo medio»