La urgencia de la pandemia abre las puertas a un acuerdo amplio para los presupuestos de Asturias

ASTURIAS

Servicio Ilustrado (Automático)

La segunda sesión del debate sobre el estado de la región se saldó con exigencias de los grupos pero una mayoría abierta a buscar el pacto para las cuentas de 2021

28 oct 2020 . Actualizado a las 19:49 h.

La extensa segunda sesión del debate de orientación en la Junta General, el conocido como debate sobre el estado de la región, se produjo en un momento extremadamente difícil, en un auge de contagios en la segunda ola del coronavirus y con no pocos cruces de acusaciones sobre la manera en la que se había gestionado la pandemia desde el Principado y también lo que, a juicio de la oposición, había dejado de gestionarse por su culpa. Y, sin embargo, con la mirada de los grupos ya puesta en la próxima casilla relevante de la actividad parlamentaria, se abrió la esperanza de que en la negociación de los presupuestos se logre un amplio consenso, al menos fueron mayoría los partidos que declaron de forma expresa su intención de participar de forma constructiva en el diálogo sobre las cuentas de la comunidad para el año que viene.

En los turnos de réplicas y contrarréplicas de los portavoces parlamentarios con el presidente, los momentos más broncos se vivieron al comienzo (abrió la sesión la presidenta del PP, Teresa Mallada) y al final (el último grupo de la oposición fue para Vox) y, aunque ninguno de los demás grupos dejó de plantear quejas y exigencias al jefe del Ejecutivo, lo cierto es que en mayor o menor medida el resto de los cuatro grupos (Ciudadanos, Podemos, IU y Foro) se mostraron dispuestos a tratar de buscar el consenso amplio, «transversal» según citó Barbón para que salgan adelante los presupuestos de la comunidad. Con matices, por supuesto.

Barbón conqueteó con Ciudadanos, elogiando el tono de Susana Fernández y en una conversación en la que, a lo largo de la mañana, los líderes políticos asturianos recibían mensajes sobre las posibilidades de acuerdo de los mismos partidos a nivel nacional. Fernández, que ya había saludado el martes la propuesta de recoger en las cuentas una partida específica de ayudas a la hostelería, pidió «anteponer Asturias al partidismo» y Barbón recogió el guante aunque pidió a los naranjas que no hicieran como el año pasado cuando el acuerdo asturiano se vetó desde la dirección nacional de Ciudadanos.

Estas flores en el debate despertaron la suspicacia de Podemos que, con todo, también destacó su interés en que los mismos acuerdos que se plasman ya en documentos en el gobierno de coalición en España tengan su traslado a Asturias. Su portavoz, Daniel Ripa, advirtió de que Ciudadanos se ofrecía a pactar precisamente para que nos se aplicaran «políticas sociales» que defienden los morados. Pero el tono, aunque exigente, de Ripa fue mucho más dispuesto que la pasada legislatura cuando morados y socialistas compartieron sobre todo desencuentros. También Foro, por boca de Adrián Pumares, manifestó su intención de «ser útiles a Asturias» a pesar de compartir muy poco con el gobierno socialista. El pacto con IU se da casi por descontando, aunque la coalición de izquierdas fue especialmente exigente en materia industrial y fiscal.

Podría ser con un amplio acuerdo o con abstenciones, y también tendrá su peso lo que ocurra a nivel nacional, pero en general, el tono del debate asturiano fue más constructivo que bronco.

El protagonismo de la pandemia fue ineludible, no sólo por sus efectos sanitarios sino también por el impacto económico de las restricciones impuestas para contener los contagios. Barbón se defendió de las acusaciones de «triunfalismo» que le afearon sobre todo los grupos conservadores y negó en todo momento que hubiera hablado de «éxito»; más aún destacó tirando de hemeroteca que en sus mensajes había primado sobre todo la llamada a la prudencia. En respuesta a una cuestión de Foro anunció que estaría preparado para habilitar el hospital de campaña que en primavera se instaló el recinto ferial de Gijón y que lo haría si se lo recomendaban los expertos sanitarios.

Un eje de debate fue el de el dilema entre salud y economía, con nadie (excepto Vox) dispuesto a primar la balanza del negocio aunque lo cierto es que tanto en Foro, como PP, como Ciudadanos, en distintos grados, se respondía que «sin economía no hay salud». El espectro conservador de la cámara llevó al pleno las críticas de los sectores más afectados por los cierres pero el presidente no tuvo difícil la respuesta en un momento en el que las mismas o similares medidas se adoptan no sólo en otras comunidades sino también en distintos países europeos.

Barbón cortejó además a los dos grupos de la izquierda, Podemos e IU, como aliados prioritarios aunque siempre recalcando que querría ampliar el abanico, ambos grupos hicieron manifiestas sus intenciones de avanzar cuanto antes en una reforma del Estatuto de Autonomía que avance a la oficialidad del asturiano pero también para «blindar» derechos sociales. El presidente asintió pero no a corto ni tampoco a medio plazo. Barbón advirtió de que en 2021 no habrá espacio para iniciar una reforma estatutaria en un año que se prevé de reconstrucción y en el que todavía se notarán y mucho, incluso en el mejor de los casos, incluso con una vacuna, los efectos de la pandemia.