Estas deben de ser las condiciones para que Asturias comience la desescalada

E. G. B. | L. O. REDACCION

ASTURIAS

Paque de Invierno de Oviedo
Paque de Invierno de Oviedo Alberto Morante

Expertos del comité que asesora al Principado analizan las cifras a las que deberían bajar los indicadores clave

28 nov 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

¿Qué escenario tendría que darse para que Asturias pudiera iniciar una desescalada? ¿Cuáles deberían ser las cifras de los indicadores que hoy por hoy sitúan a la comunidad autónoma en el nivel de alerta de contagio máximo? «Lo que tendríamos que tener fundamentalmente es un descenso de la incidencia y que alcancemos cifras por debajo de los 25 casos por 100.000 habitantes, en plena seguridad, que hoy están muy lejos», dice el epidemiólogo y exdirectivo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) Daniel López Acuña, que forma parte del comité multidicisplinar de expertos que asesora al Gobierno del Principado en esta segunda ola de la pandemia de coronavirus.

1. Incidencia acumulada

López Acuña se refiere a la tasa de incidencia acumulada a 14 días, que es uno de los indicadores clave para controlar cómo evoluciona la curva de casos de la covid-19 y que en Asturias supera los 500 por 100.000 habitantes cuando a partir de 250 ya se considera riesgo extremo de contagio. «Las incidencias acumuladas nos indican si se está cortando la cadena de transmisión y se pueden valorar a 14 o a 7 días», indica el profesor de Patología Animal de la Universidad de Zaragoza Ignacio de Blas, que también forma parte del comité de expertos que analiza la evolución de la pandemia en Asturias.

De Blas explica que el Ministerio de Sanidad aplica la incidencia acumulada a 14 días cuando las notificaciones por parte de las comunidades autónomas se retrasan: «Asturias es de las puntuales. Se notifica prácticamente al día pero en septiembre en Madrid todavía se notificaron casos de mayo, así que se puede utilizar la de 7 días». La tasa de incidencia acumulada de coronavirus en Asturias a 7 días es de 250 casos por 100.000 habitantes. El nivel de riesgo extremo aparece con 125 casos.