César y Virgilio: la historia de los operarios que viajaban en la fresadora sepultada en San Isidro

ASTURIAS

Una máquina quitanieves abre la carretera de acceso al puerto de San Isidro
Una máquina quitanieves abre la carretera de acceso al puerto de San Isidro

«César debía ser el segundo o tercer día que trabajaba. Virgilio llevaba unos 15 años. Los conocíamos», lamenta el dueño del hotel La Braña

02 ene 2021 . Actualizado a las 21:08 h.

Ayer la suerte fue en contra de César Fernández, vecino de Mieres de 53 años, y Virgilio García, ovetense de 61 años, los operarios de la máquina fresadora que se vio sepultada por un alud en el puerto de San Isidro. Habiendo encontrado el cadáver del primero, entorno a las 23.24 horas de ayer, continúa la intensa búsqueda intensiva de su compañero por cerca de 80 efectivos de varios dispositivos especializados en montaña. El mayor era, según sus compañeros, el mejor conductor de la fresadora y llevaba 15 años recorriendo la carretera. Por su parte, Fernández se había incorporado hace poco tiempo y antes era conductor del ERA.

El trágico suceso tiene una historia detrás, según Fernando Cordero, dueño del Hotel Restaurante La Braña, en La Raya, Aller, el operario que tristemente fue encontrado sin vida era nuevo. «Debía ser el segundo o el tercer día que trabajab, lamenta el hostelero. No obstante, Virgilio, todavía desaparecido, «llevaba trabajando aquí unos 15 años», asegura Cordero. «Todavía hablé con él ayer antes que pasara todo. Nos conocíamos, claro», lamenta. «Antes de él estaba Miguel, un hombre que se jubiló», finaliza.

Actualmente se encuentran trabajando en el lugar del suceso, en la búsqueda del segundo operario, cerca de 80 efectivos, entre miembros del servicio de emergencias, de la Guardia Civil y personal de la UME. «Si las condiciones lo permiten y se valora que es seguro empezaremos a meter más equipos para intentar cuanto antes rastrear lo antes posible la zona», ha asegurado Eduardo Rubio, Jefe Supervisor de Bomberos del SEPA.