El mal tiempo y el riesgo de aludes paralizan la búsqueda por tierra en San Isidro

E. G. B. REDACCION

ASTURIAS

Puesto de mando avanzado de las labores de rescate del alud de San Isidro en Felechosa
Puesto de mando avanzado de las labores de rescate del alud de San Isidro en Felechosa

«No habría manera de que nuestros rescatadores sobrevivieran a otra avalancha», indica el jefe supervisor de Bomberos del SEPA, tras el rápido empeoramiento de las condiciones meteorológicas

02 ene 2021 . Actualizado a las 19:02 h.

La mala meteorología está complicando las labores de búsqueda del operario de carreteras desaparecido ayer tras ser sepultado por un alud de nieve en el puerto de San Isidro, en Aller. El rastreo por tierra, que se había reanudado esta mañana, ha tenido que suspenderse a primera hora de la tarde por seguridad ante el riesgo de nuevos aludes en la zona, en la que anoche se encontraba el cadáver de un segundo trabajador.

El jefe supervisor de Bomberos del Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA), Eduardo Rubio, fue muy claro esta tarde, desde el puesto de mando en Felechosa, en cuanto a la complejidad de la búsqueda. «La meteorología es muy cambiante y en poco más de una hora ha evolucionado a peor rápidamente. Los puntos en los que podríamos trabajar con medios humanos son muy peligrosos dado que la nieve se está moviendo, se puede desplazar y no habría escapatoria para nuestros rescatadores. No habría  manera de que sobrevivieran a otra avalancha», indicó.

También el presidente del Principado, Adrián Barbón, a través de sus redes sociales y tras mostrar su solidaridad con las familias de los trabajadores de la Consejería de Infraestructuras, Medio Ambiente y Cambio Climático, se refería a la complicada búsqueda que se está llevando a cabo en San Isidro desde ayer. «El tiempo en la zona es infernal y eso ralentiza mucho las labores de rescate por parte de unos profesionales con amplia experiencia en situaciones límite. Tenemos que ser conscientes que las labores deben realizarse en unas mínimas condiciones de seguridad para no exponer a riesgos a los equipos de rescate. El riesgo de aludes es muy alto en la zona y el tiempo no da tregua», indicó, mostrando también todo su apoyo a la labor del equipo que participa en el rescate.