Asturias defenderá «con insistencia» los intereses de los ganaderos ante la protección del lobo

Barbón asegura que «no nos vamos a mover de nuestra posición» y el consejero de Medio Rural indica que la votación en la que se tomó la decisión le genera «serias dudas jurídicas»

Una manada de lobos.Una manada de lobos
Una manada de lobos

Redaccion

«La posición de Asturias ha sido clara en defensa de nuestra ganadería y no nos moveremos de ella». Así se ha expresado esta mañana el presidente del Principado, Adrián Barbón, tras el jarro de agua fría que debió suponer en el Gobierno regional que ayer se decidiera en el seno de la Comisión Estatal de Patrimonio Natural y de la Biodiversidad la inclusión del lobo ibérico en el Listado de Especies de Protección Especial.

«Defendemos nuestro plan de gestión del lobo basado en los controles poblacionales, se lo hemos trasladado al gobierno y lo haremos de forma insistente. Los ganaderos tienen que tener seguridad de que sus intereses se van a defender con los medios a nuestro alcance», dijo Barbón.

El consejero de Medio Rural y Cohesión Territorial, Alejandro Calvo, mantenía esta mañana un encuentro telemático con sus homólogos de las comunidades afectadas por esta decisión, Cantabria, Galicia y Castilla y León, en las que junto a Asturias habita el 97% de los ejemplares de lobo en España. Las cuatro comunidades trabajarán, según dijo Calvo, de forma conjunta para defender las competencias de cada territorio y los intereses de sus ganaderías sin descartar recurrir a la vía jurídica.

De hecho, Calvo también dijo que la propia reunión en la que ayer se decidía iniciar el camino para prohibir la caza del lobo en toda España, a instancias de la Asociación para la Conservación y Estudio del Lobo Ibérico (Ascel) y después de una segunda votación que ha decidido el voto de calidad del representante del Ministerio para la Transición Ecológica, le genera «serias dudas jurídicas».

La primera votación se saldó con empate a siete votos, tres abstenciones y dos comunidades que no quisieron participar, mientras que en la segunda y definitiva, ocho comunidades se mostraron en contra de la propuesta del Ministerio y ocho a favor, resolviéndose el empate con ese voto de calidad. Calvo consideró que una decisión que conlleva que Asturias tenga que dar por concluido el actual plan de gestión del lobo (por el que se matan un número determinado de ejemplares en el periodo en que está vigente) no puede abordarse de manera «puramente aritmética» por comunidades que no tienen lobos y más, según dijo, teniendo en cuenta que el marco jurídico de gestión actual es «sólido» y las «graves consecuencias» que supondrá la ausencia de esos planes de gestión.

Además de las cuatro comunidades del noroeste, votaron en contra de la medida País Vasco, Madrid, Andalucía y Murcia, mientras que Navarra y Comunidad Valenciana han renunciado al alegar la necesidad de un mayor consenso, y la ciudad autónoma de Ceuta no ha podido ejercer su derecho por problemas técnicos.

Lo servicios jurídicos de esos cuatro territorios autonómicos «analizarán las circunstancias que han rodeado la sesión de la comisión estatal» así como el propio acuerdo adoptado, y promoverán los recursos a su alcance «para impedir una decisión que no tiene ningún fundamento técnico ni científico», según informa Efe.

También la secretaria de Desarrollo del Medio Rural de la FSA-PSOE, Alba Álvarez, mostraba hoy su rechazo a la ampliación de la protección del lobo en España por considerar que «representa una amenaza para la supervivencia de la ganadería asturiana» y que es una decisión tomada en contra del criterio de Asturias, Cantabria, Galicia y Castilla y León y atendiendo al de otros territorios en los que la especie tiene «escasa o nula presencia».

El diputado del PP Javier Brea también consideró que esta decisión es un «ataque frontal al sector primario» y de «absoluta contradicción a la lucha contra el despoblamiento rural». «Los lobos podrán colonizar territorios en los que ahora no tiene presencia y acabaremos teniendo a los lobos a las puertas de Oviedo y Gijón», dijo, pidiendo al Gobierno regional que «cumpla su promesa de demandar» al Gobierno central.

El diputado de Ciudadanos Sergio García, por su parte, indicó que la catalogación del lobo como especie de protección especial es la «estocada final» para el sector ganadero y el portavoz de Foro Asturias en la Junta, Adrián Pumares, lamentó que la medida suponga «un nuevo desprecio del Gobierno de España a Asturias y pone de manifiesto la nula influencia de la Federación Socialista Asturiana (FSA) para trasladar los problemas al Consejo de Ministros».

También el coordinador general de IU Asturias, Ovidio Zapico, pidió al Principado que se mantenga «firme y rotundo» frente a la decisión tomada en Madrid, en la que considera que la ministra de Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera, muestra su «animadversión hacia Asturias» por el «ataque» que supone para el medio rural de la comunidad.

«Su decisión de dar la misma protección al lobo en toda España, con independencia de la diferente incidencia que esta especie pueda ocasionar en las diferentes comunidades autónomas es un ataque directo contra los ganaderos asturianos, contra el medio rural asturiano», dijo.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Asturias defenderá «con insistencia» los intereses de los ganaderos ante la protección del lobo