¿Es posible la pequeña «amnistía fiscal» que pide la hostelería asturiana?

ASTURIAS

Paseantes en Oviedo. Varias personas disfrutan en una terraza de un bar de la ciudad
Paseantes en Oviedo. Varias personas disfrutan en una terraza de un bar de la ciudad EFE | Alberto Morante

Las Cámaras de Comercio respaldan la petición de la patronal de que se le exonere de la obligación de estar al corriente de obligaciones con Hacienda para optar al fondo de rescate

17 feb 2021 . Actualizado a las 09:13 h.

Esta seman se abrirán las convocatorias para optar a las ayudas desplegadas por el Principado para los afectados por los cierres impuestos para frenar los contagios de la pandemia. La administración asturiana espera un alto volumen de demandantes en el primer bloque, de alrededor de 10.000 interesados, y en su conjunto la partida presupuestaria suma 45 millones de euros, casi la mitad de los 100 que conforman el fondo de rescate aprobado en los presupuestos. El pasado lunes, el Tribunal Superior de Justicia de Asturias, denegaba la suspensión cautelarísima, a semejanza de la sí reconocida en el País Vasco, de las medidas aprobadas en Asturias para limitar la actividad de la hostelería.

La patronal del sector ha oscilado en los últimos días entre la posibilidad de que prosperara su demanda por la vía judicial; la insatisfacción por la cantidad de las ayudas directas y, sobre todo, por la velocidad a la que se concedan. Pero también han manejado un tercer argumento, uno que ha despertado cierta polémica, el requerimiento de que para conseguir esas ayudas no se tenga en cuenta el requisito de estar al corriente del pago de las obligaciones con la administración, es decir, tener los impuestos en regla.

¿Es posible esta pequeña amnistía fiscal? La reivindicación de la patronal hostelera partió del presidente de Otea, José Luis Almeida, quien pidió explícitamente y de forma oficial al Principado que «entre los requisitos para acceder a dichas ayudas no se incluya el encontrarse al corriente de las obligaciones tributarias, de Seguridad Social o con las respectivas haciendas del Principado de Asturias, de los potenciales beneficiarios». Los hosteleros se apoyan para esta petición en un informe elaborado por la Cámara de Comercio de Oviedo que acude a la redacción del artículo 13.2  de la Ley General de Subvenciones, en el que se detallan quiénes no podrán recibir subvenciones (y entre ellos los que no estén al corriente de las obligaciones fiscales) «salvo que por la naturaleza de la subvención se exceptúe por su normativa reguladora». Este el clavo al que acude la patronal que entiende que la pandemia es una situación excepcional en la que debería considerarse la exoneración del pago completo de estos impuestos.