Las familias asturianas no podrán reunirse en Semana Santa

El borrador, elaborado por Sanidad y de obligado cumplimiento en toda España, se debatirá este miércoles en la reunión interterritorial e incluye el cierre perimetral de las comunidades

Paseantes en Oviedo. Una mujer camina por la calle Mon, en el casco histórico
Paseantes en Oviedo. Una mujer camina por la calle Mon, en el casco histórico

El Ministerio de Sanidad llevará esta tarde a la reunión interterritorial con las comunidades autónomas su borrador del plan para la prevención del covid-19 tanto en Semana Santa. Estaba claro que el Gobierno iba a proponer el cierre perimetral de las comunidades, y así lo hará, tal y como ya se dijo desde que la semana pasada se celebró la comisión de Salud Pública y desde que se empezó a elaborar el borrador del plan. Pero las normas que pretende aplicar el ministerio en toda España, y que se debatirán con las comunidades, van más allá de los cierres perimetrales. En ese documento se plantea, por ejemplo, que no pueda haber reuniones de no convivientes en las casas y demás espacios privados. Asturias, de forma reiterada ha reclamado prolongar las restricciones en Semana Santa y se ha mostrado más favorable a endurecer las limitaciones que a levantarlas.

Esto, lógicamente, supone un hachazo a cualquier tipo de plan familiar durante las vacaciones de Semana Santa. Por poner un ejemplo, implicaría que unos padres y sus hijos que convivan no se podrán desplazar a casa de los abuelos y estar con ellos. Ni tampoco se podría a una casa rural con un grupo de amigos (de hecho ha sido una de las polémicas de la semana en Asturias al negarse el Principado a permitiri el turismo interior). O cualquier otra forma de ocio que implique estar en sitios privados con personas con las que habitualmente no se comparte el hogar. 

Vayamos por partes. En el borrador del plan de Sanidad para la Semana Santa, lo primero que hace el ministerio es recordar que, aunque la evolución de la pandemia es buena, todavía hay datos preocupantes. Así, indica que la incidencia acumulada (IA) a fecha de 8 de marzo «continúa siendo de 142,24 a 14 días y de 62,73 a 7 días, lejos del objetivo de 50 casos por 100.000 habitantes que nos situaría en nivel de riesgo bajo o de menos de 25 que nos ubicaría en un escenario de nueva normalidad según lo establecido en el documento de actuaciones de respuesta coordinada para el control de la transmisión del covid-19». De igual forma, el ministerio recuerda que, aunque el porcentaje de positividad ha disminuido en las últimas semanas, aún sigue situándose por encima del 5 % y los indicadores de ocupación hospitalaria, especialmente el que hace referencia a camas de UCI, se sitúan alrededor del 25 %, con lo que concluyen que «continúan en niveles altos o muy altos, observándose además un descenso muy lento». Sanidad añade también que en algunas comunidades el descenso de la incidencia del covid es muy lenta y, en determinadas regiones, incluso hay actualmente una especie de meseta, es decir, que se estancó la bajada. 

Por todo ello, se considera que hay que poner en marcha unas restricciones específicas para unas cifras marcadas en oro en el calendario, en las que antes de la pandemia implicaban miles de desplazamientos. Las normas serán de obligado cumplimiento para toda España y se debatirán esta tarde en la interterritorial, pero partirán de este borrador elaborado por el Ministerio de Sanidad.  Las restricciones que se acaben aprobando estarán en vigor desde el 26 de marzo al 9 de abril.

A partir de ahí, se establecen las pautas del plan, que cuenta con cuatro normas de obligado cumplimiento en toda España. Dado que es un borrador y se van a debatir hoy, en la interterritorial del diez de marzo, los puntos no están cerrados. De hecho, hay varios que presentan dos redacciones alternativas. Por tanto, habrá que esperar a lo que pase en la citada reunión para ver cómo quedan redactados finalmente, dado que hay diferencias sustanciales entre las opciones que se proponen. Cabe recordar que con alguna región, como el caso de Madrid, hay ya una agria polémica por el plan para Semana Santa. La presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, llegó a señalar que el cierre perimetral es la última opción y que se está produciendo un «atropello sistemático de derechos»

A continuación, un resumen de las restricciones que propone el Ministerio de Sanidad y que los responsables de las comunidades tendrán que debatir, aprobar y luego aplicar obligatoriamente en todas las regiones. 

Cierre perimetral 

Todas las comunidades tendrán que tener cierre perimetral durante el período de Semana Santa (desde el 26 de marzo al 9 de abril) y también deben permanecer con ese cierre en San José las que tengan festivo el Día del Padre. Se hacen dos excepciones. La norma de los cierres perimetrales no se aplicará ni en Canarias ni en Baleares, donde la entrada en sus territorios se limitará a los supuestos establecidos en el Real Decreto 926/2020, del 25 de octubre.

La movilidad entre provincias y municipios ya no depende de este plan estatal, sino que se regirá por lo que dicte cada comunidad autónoma. Ahora mismo, en Asturias está establecida por niveles y, dependiendo del nivel que tenga cada concejo, puede moverse hacia otros o no. 

LIMITACIÓN DE LA MOVILIDAD EN HORARIO NOCTURNO

En este punto, se proponen dos redacciones diferentes, que se llevarán a debate hoy. Una de ellas, la prioritaria para el Gobierno, apuesta por prohibir la movilidad nocturna a partir de las 22.00 horas y hasta las 6.00 horas. Pero se propone la alternativa de que el cierre nocturno sea a las 23.00 horas, es decir, una hora más tarde. Hoy se verá qué opinan las comunidades, y si se opta por ser más restrictivos o un poco más laxos con esta medida. 

REUNIONES EN ESPACIOS PÚBLICOS Y PRIVADOS

Este, seguramente, sea uno de los puntos que genere más debate. El Ministerio de Sanidad da también dos alternativas, que hoy debatirán las comunidades. Realmente, de una a la otra cambian bastante las cosas. Así, una de las propuestas, la prioritaria para Sanidad, es limitar la permanencia de grupos de personas a un máximo de 4, tanto en espacios públicos como privados, salvo que se trate de convivientes. La otra opción es la siguiente: «Se limitará la permanencia de grupos de personas a un máximo de 4 en espacios públicos cerrados y 6 en espacios públicos abiertos, salvo que se trate de convivientes. En espacios privados las reuniones se limitarán a convivientes». Si se opta por la segunda propuesta del Ministerio de Sanidad, en ninguna región española se podrá estar en casa o en cualquier sitio público durante la Semana Santa  con personas con las que no se conviva. Es decir, se podrá coincidir en una playa, el monte o un parque. Pero no se podrá comer en el hogar con nadie que no viva bajo el mismo techo ni ir de visita a casa de familiares. 

RECOMENDACIONES 

A partir de aquí, el plan ya no es de obligado cumplimiento sino que solamente incluye recomendaciones a las comunidades autónomas. Se les aconseja no bajar el nivel de alerta, sumarse a una campaña conjunta de concienciación ciudadana con el lema «No salvamos semanas, salvamos vidas» y apoyarse en las entidades locales, a través de la Federación Española de Municipios y Provincias, para hacer cumplir las normas. Igualmente, se insta a que no se celebren actos masivos en ningún punto de España durante la Semana Santa.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Las familias asturianas no podrán reunirse en Semana Santa