Los alcaldes de Picos, optimistas con la temporada de verano: «Esperamos que vuelva la avalancha de visitantes»

Debido a la crisis sanitaria, el parque nacional se ha convertido en un autentico reclamo turístico y los consistorios locales del suroriente asturiano trabajan para fomentar la llegada de viajeros

Parque Nacional de Picos de Europa
Parque Nacional de Picos de Europa Turismo de Asturias

Redacción

La actual crisis sanitaria derivada de la pandemia del coronavirus ha permitido poner en valor la zona rural y el entorno natural. Prueba de ello es el interés suscitado por el Parque Nacional de Picos de Europa y los territorios que comprende, convirtiéndose así en uno de los destinos más reclamados por los turistas. «El verano pasado hubo una avalancha de visitantes tremenda. Hubo empresarios que señalaron que fue el mejor periodo estival desde hace muchos años», asegura José Sánchez, alcalde de Cabrales. En este sentido, el regidor socialista, al igual que el resto de dirigentes del suroriente asturiano, espera que este año la situación se vuelva a repetir.

«Las previsiones son como las del año pasado, que haya bastante gente», reconoce Sánchez, que añade que «aunque sea un verano atípico, por lo menos la gente ya está vacunada y las fronteras nacionales están abiertas». Sin embargo, el primer edil cabraliego lamenta la falta de turismo extranjero. «Finales de abril, mayo, junio e incluso septiembre lo cubríamos con la gente de fuera. En el 2020 no fue posible y este veo que también nos lo vamos a volver a perder», apostilla. Aún así espera que la temporada sea buena y «sirva al sector hostelero y hotelero para cubrir gastos y hacer un poco de hueco en el banco y poder tirar en el invierno».

Asimismo, desea que el sector quesero remonte. «Es una época muy difícil para ellos. Hubo gente que decidió pasar de hacerlo a diario a dos o tres veces a la semana. La venta se incrementaba con ese turismo extranjero que compraba los quesos como detalle de vacaciones. Los asturianos tampoco consumimos muchos de sus productos y como este año tampoco van a poder venir pues intentaremos levantar ese mercado», dice.

De esta manera, para fomentar aún más el turismo nacional desde el consistorio de Cabrales están llevando a cabo el proyecto Cinturón Verde: recorridos autoguiados por la parte baja de concejo. «Consiste en caminar de un pueblo a otro por sendas fáciles y así se saca a la gente de las rutas típicas como la del Cares o la subida al Urriellu», explica Sánchez, que dice esperar que la Federación de Montaña homologue la iniciativa, que también serviría para un uso ciclista. «Vamos a establecer puntos de recarga de bicicletas eléctricas en los miradores del concejo», explica, con el objetivo de reforzar el negocio local, puesto que «en Cabrales hay una empresa que se dedica exclusivamente a esto» y, además, colocaremos carteles a la entrada de cada pueblo para que el visitante sepa qué recursos tiene, por ejemplo, si hay un bar».  

Picu Urriellu
Picu Urriellu

«El 98% de la gente se sintió segura en Cangas de Onís»

También el alcalde de Cangas de Onís, José Manuel González (PP) reconoce que el verano pasado fue muy bueno porque hubo mucha afluencia de visitantes. «Julio y agosto fueron un bombazo, no había visto tanta gente aquí en mi vida». Por eso, espera que este año se vuelva a repetir la situación. «Ya he preguntado a hoteles y parece que la cosa ya se está animando. Va a ser un verano bueno porque tanto los Picos de Europa como los lagos de Covadonga son espacios naturales al aire libre, que es lo que están recomendando la Organización Mundial de la Salud (OMS) y las autoridades sanitarias, y la sociedad busca eso. El parque nacional es la joya medioambiental de Asturias y Cangas es su puerta», asegura. Además, como consiguieron crear «un destino turístico seguro con recursos propios y externos», reforzarán ese reclamo.

Una distinción que es fruto de la apuesta en seguridad que hicieron desde el consistorio local frente a la crisis sanitaria. Para ello, realizaron recomendaciones para el tránsito de peatones, así como la señalización con flechas del puente romano para evitar «choques entre personas» o la desinfección diaria de calles y lugares más concurridos.

También en el mercado dominical, «un recurso importante con una seña de identidad fuerte», marcaron un itinerario y pusieron vigilancia privada. «Controlábamos el acceso al mismo, obligábamos a poner la mascarilla cuando aún no hacia falta y pusimos hasta un centro de desinfección», relata el regidor popular. De esta manera, lograron que «el 98% de los visitantes se sintiesen seguros en Cangas de Onís», como reveló una encuesta realizada a 500 personas a mediados de agosto en el entorno del puente romano.

El Puente Romano, en Cangas de Onís
El Puente Romano, en Cangas de Onís

Un esfuerzo que se vio reforzado con el compromiso de los propios vecinos. «Todos acataron los protocolos a rajatabla. De hecho, con la cantidad de gente que había apenas hubo incidencia. El primer positivo que saltó fue a finales de agosto y el brote que tuvimos fue en marzo cuando no había ni visitantes ni turistas. Además, en el momento en que nos cerraron perimetralmente, fuimos el único concejo de Asturias que nos abrieron a los 14 días. Es digno de ver. Hubo hasta negocios que cerraron, aunque no tenían porque hacerlo, para evitar aún más la expansión del virus», resalta.

Pero Cangas de Onís no solo quiere ser un destino turístico seguro, sino que también este sea de calidad. «Desde la concejalía de turismo seguimos trabajando de una forma continuada con la asociación de empresarios de la zona para establecer un plan estratégico que vaya en esta dirección, además de incidir en la promoción del concejo, ya que, de esta manera, garantizaríamos aún más la llegada de visitas», explica González.

Vista general de Sames, en Amieva, desde Argolibio
Vista general de Sames, en Amieva, desde Argolibio

De la misma manera, José Félix Fernández, alcalde de Amieva (Foro), quiere que el concejo continúe siendo un reclamo turístico. «Tenemos hoteles y casas de aldeas que refuerzan el turismo rural y, además, estamos cerca de Cangas de Onís y de los Picos de Europa», resalta.

También espera que «haya el mismo boom que el año pasado» y recuerda que, como en los anteriores municipios, el concejo se llenó de visitantes y turistas en verano. «Hubo mucha gente, sobre todo, en furgoneta y caravanas, más de lo normal. Aunque es cierto, que, al estar tanto tiempo cerrados, parece que ya te acostumbras a no ver a la gente, pero sí que llegaron turistas». Por ello, desea que regresen la mayoría de visitantes posibles porque «se traduce en ingresos para el municipio y sobre todo para la hostelería, que más o menos está aguantando como puede, aunque les ayudamos como podemos con la suspensión de pagos y tasas», subraya.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Los alcaldes de Picos, optimistas con la temporada de verano: «Esperamos que vuelva la avalancha de visitantes»