Maxime Winberg, psicólogo, sobre el triple asesinato de Elche: «Se arrepentirá por la pena que se le imponga pero no de los crímenes»

Esther Rodríguez
Esther Rodríguez REDACCIÓN

ASTURIAS

Maxime Winberg, psicólogo del Instituto de Medicina Legal de Asturias
Maxime Winberg, psicólogo del Instituto de Medicina Legal de Asturias

El psicólogo del Instituto de Medicina Legal de Asturias explica cómo es el caso, el peso de los videojuegos ante esta atrocidad y si es posible su reinserción social

18 feb 2022 . Actualizado a las 06:58 h.

El hecho de que un niño de 15 años haya matado con una escopeta a sus padres y a su hermano de 10 años en Elche y haya convivido con los cadáveres en su casa durante tres días ha conmocionado a la sociedad española. Un suceso que, por desgracia, no es ni será el único en España, y mucho menos en el resto del mundo. Además, para más inri «solo se arrepentirá por la pena que se le imponga no por el hecho en sí», resalta el psicólogo del Instituto de Medicina Legal de Asturias, Maxime Winberg, quien explica cómo es la conducta del menor, el peso de los videojuegos ante esta atrocidad y si es posible su reinserción social.

-¿Cómo se puede entender que un niño de 15 años mate a su familia?

-Es una conducta única. Es muy poco frecuente que esto ocurra, aunque si echas la memoria para atrás ves que hay casos parecidos como el de los dos niños de 10 y 11 años que torturaron a un bebé en Inglaterra. Uno llegó a suicidarse por ello, pero el otro todavía cumple condena. Esto se debe a que en el contexto sajón tienen una legislación diferente que nosotros, se trata de delitos de personas mayores. En cambio, en España esto está dentro de la ley de responsabilidad penal del menor. Este debe de ingresar en un reformatorio porque al no tener 18 años pasa a ser valorado por la Fiscalía de Menores, el psicólogo psicosocial y una educadora para proponer cuál es la mejor medida para la reeducación de aquello que lleva al menor a acometer el delito. También está el caso de la niña de Toledo que tiró a una amiga a un pozo y la remató tirándole piedras encima o el caso del chico brasileño que mató a su familia y sus hermanos pequeños en Burgos. Aunque es poco usual, en Asturias hubo otro caso parecido hace 15 o 16 años de un chico en la zona de Luarca que mató a unos señores mayores que le daban una paguina. No eran su familia, pero cuidaban de él. Un crimen de estos llama la atención, pero nunca es el único.

-¿Por qué encima no siente arrepentimiento?

-Cuando algún menor se deja llevar por un arrebato, hiere o mata a una persona se arrepiente y se le viene el mundo encima. Puede llevar a suicidarse por la maldad que ha hecho. Pero en este caso fue sencillamente quitarse las molestias de encima y apartar los cuerpos sin alteración, angustia o desesperación alguna. Todo ello es porque tiene una personalidad psicopática. Esa frialdad emocional y la distancia entre los hechos alejan el comportamiento del arrebato porque tuvo tiempo de sopesar y continuar con la acción. El caso del chico de Burgos, este fantaseó con la muerte de familiares, mandó fotos del crimen y alardeó de ello. Este lo mismo. El problema del psicópata es que no sabe cuál es el límite. Puede tener sentimientos pero no le sale bien expresarlos. Por ejemplo, en el crimen de Sandra Palo, el condenado dice estar arrepentido pero no confiesa a sus padres dónde está el cadáver de la víctima. Además en las fechas importantes mantiene un contacto con la familia para regodearse del delito y aumentar el sufrimiento de los demás.