La red con raíz asturiana que evacua civiles de Ucrania: «Nos es imposible sacar a todos los que nos piden ayuda»

Esther Rodríguez
Esther Rodríguez REDACCIÓN

ASTURIAS

De izquierda a derecha: Javier González, Carlos Fernández y Javier Fernández, fundadores de Help To Ukraine
De izquierda a derecha: Javier González, Carlos Fernández y Javier Fernández, fundadores de Help To Ukraine

El gijonés Carlos Fernández constituyó con la ayuda de sus socios Javier González y Javier Fernández la plataforma Help To Ukraine con la que facilitan la salida de españoles y ucranianos del país del este

25 mar 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Con el objetivo de evacuar a aquellos españoles en Ucrania, que no pudieron abandonar el país a través de la Embajada, el gijonés Carlos Fernández y sus socios Javier González y Javier Fernández constituyeron Help to Ukraine. Una red exprés de trabajo que ha facilitado la huida de la invasión rusa no solo a sus compatriotas sino también a ciudadanos ucranianos. Sirviéndose de los contactos que ellos mismos tienen en Kiev, dado que allí contaban con una asesoría donde llevaban años trabajando, han conseguido poner a salvo un total de 237 personas, entre las que se encuentra el langreano Beni Brito. Una cifra que podría ser mucho mayor si contasen con el correspondiente apoyo institucional. «En estos casos hay que primar la necesidad no la formalidad», resalta Carlos Fernández.

Esta humanitaria labor surgió a raíz de un grupo de Telegram. «Antes de que estallase todo esto, cerca de 100 españoles en Ucrania estábamos conectados a través de esta red social. Cuando empezó la guerra, la Embajada organizó para traer a los españoles de vuelta. Salieron dos autobuses pero muchos españoles como estaban lejos de Kiev se quedaron ahí, ya que alguno no les dio tiempo ni a llegar e incluso otros ni se enteraron», cuenta Carlos Fernández, quien abandonó el país por sus propios medios un mes antes de que comenzase la invasión.

Ante esta situación y dado que la ofensiva militar rusa se recrudecía aún más, el gijonés y sus dos socios comenzaron a hacer las gestiones pertinentes para facilitar la salida de aquellos españoles que no pudieron abandonar Ucrania. «Como no sabían que hacer ni a donde ir empezamos a derivarlos a distintos sitios donde allí estaría alguien que les ayudase personalmente o bien para darles alojamiento, indicarles dónde coger el autobús o el tren, o incluso para proporcionarles garrafas de gasolina, ya que las gasolineras dejaron de funcionar y algunos tenían coche», detalla Carlos Fernández.