Aíslan un virus similar al Ébola en la cueva del Lloviu, en Villaviciosa

La Voz

ASTURIAS

Cueva del Lloviu
Cueva del Lloviu

Un equipo de científicos británicos lo descubrieron tras investigar la población de murciélagos de la cueva de Villaviciosa. «Esto aumenta la preocupación de una posible transmisión extendida en Europa», alertan.

09 may 2022 . Actualizado a las 19:34 h.

Un equipo científico ha aislado por primera vez el virus Lloviu (Llov), pariente cercano del Ébola, que se descubrió en 2002 en murciélagos de la cueva asturiana del Lloviu. Según los científicos, entre ellos de la Facultad de Farmacia de Medway (una asociación entre las universidades británicas de Kent y Greenwich), la investigación pone de manifiesto que es necesario seguir estudiando y conocer más sobre la distribución de este virus, para evaluar los riesgos y «asegurarnos de que estamos preparados para posibles epidemias y pandemias».

El Llov forma parte de la familia de los filovirus, a la que pertenece el virus del Ébola. Mientras que este último (y otros filovirus, incluido el virus de Marburgo de similar patogenicidad) solo se han dado de forma natural en África, el Lloviu se descubrió en Europa. El filovirus Llov fue identificado a través de su material genético (ARN) en 2002 en murciélagos de Schreiber («Miniopterus schreibersii») en España, en la cueva asturiana, y posteriormente fue detectado en murciélagos de Hungría.

La Cueva del Lloviu o Cueva de Peón es un espacio protegido de una superficie de 68 hectáreas cerca del pueblo de Peón, en Villaviciosa. La cueva es la de mayor dimensión dentro del jurásico asturiano. Su única entrada conocida está localizada en el río España mediante un acuífero a orillas del río. Se trata de una cueva con abundantes derrumbes lo que la hace bastante peligrosa para su investigación. En la vida animal cabe destacar la presencia de murciélago de cueva, la del murciélago ratonero grande y la de murciélago pequeño de herradura.