Errores del pasado

El Real Oviedo se deja dos puntos en un encuentro muy gris de los de Anquela

Folch Christian Fernandez Real Oviedo Albacete Carlos Tartiere.Folch y Christian, tras una gran ocasion para el cantabro
Folch y Christian, tras una gran ocasion para el cantabro

Oviedo

Pinchazo inesperado el del Real Oviedo frente al Albacete. Los de la capital del Principado se mostraron muy poco activos en ataque sin apenas ocasiones claras de gol ante un Albacete que prácticamente se limitó a defender con orden.

Dos puntos muy importantes que se dejan los asturianos por el camino y que pueden resultar muy importantes en el futuro. Pequeña crisis de resultados para los azules en las dos últimas semanas.

La duda en el once oviedista quedó pronto resuelta. Patrik Hidi se hacía con el puesto vacante que dejaba la sanción de David Rocha. El húngaro volvía a ser titular con el Real Oviedo más de cinco meses después. El resto, los de siempre. En el Albacete, en cambio, sorprendía la baja final de Jon Erice, que ni siquiera vería el partido en el banquillo. El reencuentro con la afición, tendría que esperar.

El primer cuarto de hora de partido sobró. Dos equipos preocupados por frenar al rival y mantenerse en bloque que por buscar la portería rival. Dos llegadas tímidas, una para cada equipo, fue el balance en este arranque.

La monotonía la rompió un saque de esquina en corto de Saúl para Aarón. El ilicitano sirvió un gran balón al segundo palo donde entró Christian con mucha decisión. El remate del cántabro lanzándose en plancha, cuando ya se olía el gol, se fue por encima del larguero.

Se vinieron arriba momentáneamente los de Anquela y de nuevo avisaron en un centro de Berjón al que Linares no llegó por un suspiro. Parecía que los azules querían despertar y cercar el área albaceteña.

Para recordar que no estaba allí de comparsa, el Albacete pegó un buen susto, de esos que hielan la sangre. Bela se deshizo en banda de Hidi, Christian y recortó a Forlín en su ayuda. El francés centró raso para que Aridane rematara con la oposición de Folch a un metro de la portería. Alfonso Herrero sacó una buena mano para evitar el tanto visitante.

Tras el intercambio de sustos, el partido volvió a su estado inicial de sopor y acciones sin intención ni final alguno. El descanso llegó tras 45 minutos en los que muy poco se podía rescatar. El paso por los vestuarios debía mejorar el panorama para los azules o el encuentro se podría enquistar para sus intereses.

Sin reacción tras el descanso

Los segundos 45 minutos no comenzaron mucho mejor para los intereses azules. Faltos de chispa e ideas en el ataque. El Real Oviedo necesitaba urgentemente un cambio ante un Albacete que ya no se cortaba en perder tiempo de forma descarada.

Anquela trató de dar mordiente a su equipo con los cambios. Toché por Linares y Fabbrini por Aarón. El andaluz buscaba revolucionar el partido, meter una marcha más que le acercara al gol.

Todos los intentos parecían inofensivos. Los de la capital del Principado no encontraban rendijas para penetrar en la defensa del Albacete. Los de Enrique Martín se mostraban muy sólidos defendiendo en campo propio. Fabbrini trataba de tomar el mando de las operaciones azules, mostrando algunas de sus cualidades, como el desborde y la valentía en el uno contra uno.

De nada sirvió porque las ocasiones no llegaron. 0-0 final en un partido excesivamente gris del Real Oviedo que compromete su puesto de playoff tras dos semanas con malos resultados. Todavía queda mucha liga por delante.

Real Oviedo: Herrero; Johannesson, Carlos Hernández, Forlín, Christian Fernández, Mossa; Folch, Hidi (Mariga, min 82); Aarón (Fabbrini, min 66), Saúl Berjón, Linares (Toché, min 63).

Albacete: Tomeu Nadal; Arroyo, Gorosito (Delgado, min 65), Saveljich, Gaffoor, Bittolo (Morillas, min 82); Gálvez, De la Hoz, Dani Rodríguez; Bela (Acuña, min 71), Aridane.  

Goles:

Tarjetas: El colegiado Valdés Aller mostró amarillas al local Hidi, y a los visitantes Gorosito, Dani Rodríguez y Gaffoor.

Incidencias: Estadio Carlos Tartiere, 17.682 espectadores.

Valora este artículo

9 votos
Comentarios

Errores del pasado