Y Santo Domingo siguió siendo plaza vetada

¿Qué ocurrió en el Alcórcón-Real Oviedo de la primera vuelta?

Alcorcon Real Oviedo Horizontal.Los futbolistas del Alcorcon celebran el primer gol
Los futbolistas del Alcorcon celebran el primer gol

Oviedo

Tras romper la racha de cinco jornadas sin ganar con la victoria en el Tartiere ante el Córdoba, el Real Oviedo de Anquela llegó a Santo Domingo con la idea de romper la racha negativa en dicho campo, donde nunca se había llevado los tres puntos en LFP. Era finales de octubre y el equipo, tras dar una de cal y otra de arena, navegaba por el ecuador de la tabla intentando saber a qué querían jugar. 

El partido en Alcorcón fue más o menos una copia de las visitas anteriores de los azules al campo alfarero. No saber llevar la iniciativa y ser débiles en los centros laterales fue un caramelo demasiado sencillo para los de Velázquez, pero, ¿te acuerdas de lo que pasó aquel día en Santo Domingo?

Un gol en el peor momento

Tras hacer 40 minutos muy dignos en un campo tan difícil, los planes del equipo se fueron al traste cuando el descanso asomaba en el horizonte. En el 41', Soriano conseguía sacar un centro sencillo desde la izquierda para que Álvaro Giménez ganara el duelo aéreo a Carlos Hernández y pusiera el 1-0 en el marcador. 

El serio primer tiempo de los azules se vinieron abajo al recibir el primer gol y a la salida de los vestuarios el Alcorcón fue con el cuchillo entre los dientes a por los carbayones. Giménez ponía en jaque a los centrales y por las bandas los alfareros encontraban situaciones favorables casi siempre que impedían que el Oviedo pudiera salir de su área.

No tardó en llegar el 2-0 y lo hizo, como no podía ser de otra forma, tras un centro lateral en el que participaron los dos flancos del Alcorcón: jugada de Soriano por la izquierda, su centro no lo puede despejar la zaga azul y el otro lateral alfarero, Laure, consigue marcar su primer gol como profesional para aumentar la ventaja del cuadro amarillo. 

Con la doble ventaja los locales bajaron el ritmo, pero el Oviedo nunca fue una amenaza. Tan solo Berjón y Mossa desde la izquierda hacían un poco de daño, pero el partido fue muriendo sin que pasase nada más. Los de Anquela acaban la jornada 15º, con dos puntos de ventaja sobre el descenso y a seis del playoff.

Una lesión que marcó la primera vuelta

Pasaba la media hora de juego cuando, con 0-0 en el marcador, llegó el primer contratiempo serio para el Real Oviedo. Toché apoyaba mal y se lesionaba de la rodilla, pidiendo el cambio y con unos gestos de dolor que dejaron en vilo a la parroquia oviedista. 

Horas después se supo que el delantero murciano, máximo goleador de los azules en aquel momento, tenía una lesión en el menisco de su rodilla izquierda que le tendría alejado de los terrenos de juego más de dos meses. A pesar de que Owusu fue el sutituto de Toché en Alcorcón, sería el turno de Linares, que no dejó pasar la oportunidad y se hizo un sitio en el mejor Oviedo del curso.

El once de Anquela

El técnico jienense repitió el once que se llevó los tres puntos ante el Córdoba una semana antes. Carlos y Valentini ocuparon el eje de la defensa, en la medular formó un trivote con Folch, Mariga y Rocha y el trío atacante fue el habitual: Aarón Ñíguez, Toché y Saúl Berjón. 

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Y Santo Domingo siguió siendo plaza vetada