Richard Boateng, un llegador por inercia

El jugador del Melilla es uno de los objetivos del Real Oviedo para la 18/19

Richard Boateng conduce el balon en un encuentro con el Melilla
Richard Boateng conduce el balon en un encuentro con el Melilla

Oviedo

La temporada llega a su fin y el mercado de fichajes se abre paso en el mundo futbolístico. Y, por supuesto, el Real Oviedo no es una excepción. La directiva del club carbayón lleva trabajando meses en la planificación de la próxima campaña y un nombre suena con fuerza para reforzar al plantel azul.

Se trata de Richard Boateng (Ghana, 1992). El centrocampista del UD. Melilla es un jugador con un gran poderío físico y que este curso se ha destapado como goleador, marcando 14 tantos en el grupo IV de la Segunda División B. Analizamos la carrera y el juego de Boateng y veremos qué puede ofrecerle al Real Oviedo. 

Granada como principio de todo

La historia de Richard Boateng en el fútbol español comienza en 2011, cuando la familia Pozzo (dueños del Udinese) se lo lleva desde el fútbol ghanés al Granada. En el club nazarí coincide con otros compatriotas como Mohammed Fatau (ex Almería y Rayo), Jacob Akrong o Clifford Aboagye, que también le acompañarían en otros clubes a los que salió cedido.

Boateng juega a préstamo en el Cádiz B media temporada, y en el verano de 2012 vuelve a salir cedido, junto a Fatau y Akrong, al San Roque de Segunda B. En Lepe, y con tan solo 20 años, acaba el curso como uno de los jugadores con más minutos de la plantilla. 

Tras las dos aventuras mencionadas, Richard Boateng encadena tres años consecutivos en el Granada B. Por entonces era más un mediocentro que otra cosa, de corte defensivo pero con gran recorrido y un aseado toque de balón. En el filial nazarí coincide con jugadores consolidados en la Segunda actual como Dimitrievski, Álvaro García o Puertas, y su fútbol va madurando poco a poco. Llega a debutar con el Granada en Primera División, en un encuentro ante el Athletic en San Mamés.

Aventura en Chipre y fichaje por el Extremadura

En el verano de 2016 acabó contrato con el Granada y fichó por el Aris de Limassol chipriota. Fue en el mercado de invierno de aquella 16/17 cuando el Extremadura llamó a su puerta. Boateng firmó por el conjunto de Almendralejo y, aunque las lesiones no le ayudaron a mostrar su mejor versión, acabó jugando 10 partidos y marcando dos goles

Melilla y "el nuevo Boateng"

Es en la UD. Melilla donde su carrera ha dado un salto cualitativo. Manolo Herrero, técnico del club melillense, supo adaptar a Boateng a una posición hasta entonces desconocida para él: la media punta. Al tener dos centrocampistas poco móviles como Nando y Pedro Vázquez, Herrero optó por adelantar la posición del ghanés para que llegara más libremente al área rival y desatar así su poderoso físico. Y el resultado no pudo ser mejor.

Richard Boateng
Richard Boateng

Boateng se destapó como un gran llegador. Tras una primera vuelta discreta en el apartado goleador, en el segundo tramo de la competición la adaptación al puesto fue mejorando cada jornada y eso se notó en el césped y en la estadística: 11 de los 14 goles anotados fueron en la segunda vuelta. El africano arrancaba y sus rivales no podían frenarle, consiguiendo goles y asistencias al desatarse a campo abierto.

Posible adaptación al Real Oviedo y a la Segunda División

Aunque Boateng haya respondido de manera muy satisfactoria como mediapunta en el Melilla, hay que ver si su mejor versión está muy atada a un contexto tan determinado como el creado por Herrero. 

En equipo de bloque bajo y que quiera salir a la contra, el ghanés puede ser un arma a tener en cuenta gracias a su descomunal físico y a su cada vez mejor lectura de los contraataques. Pero, como se pudo ver en su etapa en el Extremadura, le cuesta dar fluidez a la circulación de balón cuando el ataque es más estático. Por este motivo en un doble pivote podría sufrir demasiado. 

Veremos, si finalmente ficha, qué le tiene preparado Juan Antonio Anquela a este africano al que parece que la Segunda División B se le ha quedado pequeña.

Valora este artículo

10 votos
Comentarios

Richard Boateng, un llegador por inercia