El último héroe del regreso a la élite


De todos los jugadores que lograron la vuelta al fútbol profesional del Real Oviedo en 2015, solo el canterano Diegui Johannesson sigue en el equipo

Diegui Johannesson y Borja Valle en el amistoso del verano pasado
Diegui Johannesson y Borja Valle en el amistoso del verano pasado

Oviedo

 Todos serán recordados durante décadas por la afición como los héroes que lograron dejar atrás el desierto y devolvieron al Real Oviedo al fútbol profesional. Pero de todos ellos solo queda uno en la actual plantilla que puede contar en primera persona aquella gesta, culminada tras superar al Cádiz en el último duelo de la liguilla de ascenso. El canterano Diegui Johannesson.

Desde aquel ascenso han pasado cuatro veranos y multitud de altas y bajas han provocado profundos cambios en un equipo que este año tiene la Primera división en el punto de mira. Y el lateral de la casa sigue al pie del cañón. Fue la temporada en la que arrancó una carrera que ha terminado por convertirle en pieza fundamental y en toda una referencia para quienes ocupan las gradas del Tartiere.

En la 14/15 disputó once partidos con la camiseta azul, ocho de ellos como titular y, de esos, siete completos. A los mandos del equipo se encontraba Sergio Egea, del que los aficionados carbayones guardan un gran recuerdo, y estaban también otros futbolistas que pasarán a la historia del Real Oviedo.

Entre ellos Linares, el penúltimo de aquellos héroes en ponerse la elástica azul. El delantero, que salió este verano camino del Reus cargado de elogios y palabras de agradecimiento, firmó aquella campaña sus mejores registros en Oviedo. 28 goles que sirvieron de combustible en la carrera por volver al fútbol profesional.

Como compañeros de equipo tenía a otros dos históricos que saldrían poco después del club carbayón. Uno de ellos, Esteban, que fue indiscutible con Sergio Egea. Jugó 38 partidos completos y fue el jugador con más minutos disputados, con 3420. Su solidez, además, fue uno de los pilares del equipo ya que solo concedió 31 goles.

El otro, Diego Cervero. Que no fue titular indiscutible pero que logró en el Carlos Tartiere el gol que sirvió para empatar contra el Cádiz y rematar después a los andaluces en su estadio. Cerró esta temporada con cinco tantos, 452 minutos disputados y consagrado como una leyenda del Real Oviedo y uno de los principales símbolos de la supervivencia del club.

Entre todos aquellos jugadores que jamás olvidarán los fieles al Carlos Tartiere y cuyo espíritu luchador perdura en la entrega de Diegui Johannesson se encontraba también Generelo. Tras colgar las botas tomaría las riendas del equipo al año siguiente y ejercería como técnico a partir de la jornada 30 tras la marcha de Egea.

Y otro canterano que hizo carrera en el fútbol profesional y que volverá este año a Oviedo con la camiseta de Las Palmas. Chistian Rivera, que jugó 66 minutos en aquella temporada y que posteriormente dejaría el club azul para seguir con su trayectoria deportiva lejos de la entidad azul.

Valora este artículo

2 votos
Comentarios

El último héroe del regreso a la élite