El Tartiere vive otra decepción

El Real Oviedo no pasa del empate ante el Elche en un encuentro malo de los azules

Gol Joselu Real Oviedo Elche Carlos Tartiere.Los futbolistas azules celebran el gol de Joselu al Elche
Los futbolistas azules celebran el gol de Joselu al Elche

Oviedo

Tres encuentros como local y ninguna victoria. Ese es el balance del Real Oviedo en este inicio liguero en el Carlos Tartiere. Los asturianos no consiguieron doblegar al Elche (1-1) en un partido que, si alguien mereció ganar, fueron los de Pacheta.

Muy pocas ideas en ataque, demasiado juego en largo y una actuación muy floja de jugadores importantes. Solo un fallo grosero de José Juan, portero visitante, permitió al conjunto oviedista nivelar el marcador. Mucho que mejorar en las filas asturianas para dar la vuelta a esta inédita situación. Un equipo que siempre demostró poderío en su casa, esta campaña es incapaz de ganar. Se han escapado ya siete puntos como local. 

Visto el buen rendimiento (y mejor resultado) del pasado domingo, Juan Antonio Anquela apostó por mantener el mismo once que se impuso en el Anxo Carro. El míster, que en la previa defendió su trabajo y la figura del entrenador, mantenía su idea en la alineación pese al regreso a la convocatoria de Sergio Tejera.

El arranque, sin embargo, no pudo ser peor para los intereses azules. No se llevaban ni cuatro minutos cuando el Elche botaba su segundo córner y Manuel Sánchez hacía el 0-1 con un remate en el segundo palo. Ramón Folch perdía la marca del centrocampista, que se aprovechaba para batir a Alfonso Herrero.

Los ilicitanos, pese a su mala clasificación, salieron muy tranquilos y valientes al perfecto césped del Carlos Tartiere. En el siguiente saque de esquina, Verdú remató solo cerca del punto de penalti y obligó al cancerbero oviedista q despejar el esférico con dificultades.

El juego y el dominio eran visitantes. El Real Oviedo trataba de encontrar su momento a través de sus tres atacantes, los más activos en el arranque. Joselu peleaba, Bárcenas trataba de aparecer por todo el frente de ataque y Saúl era el encargado de inventar.

El premio para el esfuerzo del delantero onubense llegó en el minuto 23. Un despeje a la desesperada de Mossa llegó al área rival, donde José Juan cometió el error de salir de su área. El balón superó al cancerbero y quedó franco para que Joselu igualase el marcador. El Real Oviedo se encontraba con el empate casi sin merecerlo tras un inicio muy complicado de encuentro.

Oportunidades antes del descanso

Los últimos diez minutos de la primera parte fueron un goteo continuo de oportunidades. Abrió Sory Kaba que recepcionó con el pecho en el área y, sin dejar caer el balón, se fue de Forlín con un sombrero y remató alto ante la salida de Herrero.

Respondió de manera magistral Saúl Berjón con un disparo lejano que se estrelló en la cruceta de la portería ilicitana. Un golpeo fabuloso del 10 ante el que nada podía hacer José Juan.

La última alternativa de la primera parte fue, de nuevo, Sory Kaba. El atacante se fue de Christian Fernandez y sorteó al portero oviedista. Cuando ya se cantaba el gol, el guineano no consiguió rematar con toda la portería para él.

El Real Oviedo se recompone tras el descanso

El paso por los vestuarios sirvió para templar los ánimos azules sobre el césped. Pese a que el Elche no renunciaba al ataque, los de Anquela se hicieron dominadores del esférico gracias a Saúl Berjón. El ovetense era un constante peligro para los de Pacheta, que no conseguían frenar sus arrancadas y pases.

En uno de ellos, el extremo encontró a Richard Boateng en la frontal. El africano probó con el disparo, pero se encontró con una buena intervención de José Juan. Un par de minutos después, en el 51, de nuevo el centrocampista tuvo la opción de adelantar a los suyos, pero su remate de cabeza desde el interior del área fue excesivamente centrado.

No quiso esperar mucho más Anquela para mover el banquillo. El andaluz dio entrada a Tejera por Boateng y Aarón por Javi Muñoz. El equipo mutaba a un 4-2-3-1 con el ilicitano por detrás de Joselu.

El Real Oviedo ya se encontraba totalmente centrado en la portería rival cuando Forlín intervino decisivamente para evitar el tanto del Elche. El argentino enmendó un error de Christian Fernández y evitó que Sory hiciera el segundo gol visitante.

Sin gasolina en el tramo final

A medida que pasaban los minutos, el Elche consiguió crecer, mientras que los asturianos parecían quedarse sin ideas. Los contraataques, con cada vez más espacio, eran un peligro. Dispuso Iván Sánchez de una ocasión muy clara, rematando con su pierna izquierda al palo de Alfonso Herrero.

Para los últimos diez minutos, Anquela puso toda la artillería que le quedaba. Toché entraba al campo en lugar de un Bárcenas muy desdibujado en la tarde de hoy. Aarón pasaría a ocupar el costado diestro, mientras que el murciano se colocaba junto a Joselu. El preparador oviedista apostaba por un 4-4-2 para terminar el partido.

El cambio no surtió efecto, ya que dejó a los azules sin capacidad para llevar el esférico al área contraria. Los últimos minutos fueron para el Elche, mucho más entero y sólido durante todo el encuentro.

Empate final y nueva decepción en el Carlos Tartiere para la afición oviedista, que todavía no ha visto ganar a los suyos como local esta temporada. Los asturianos siguen perdiendo puntos importantes en su feudo, donde solo han sumado dos de los nueve posibles.

Real Oviedo: Alfonso Herrero; Johannesson, Forlín, Bolaño, Mossa; Folch, Boateng (Tejera, min 60), Javi Muñoz (Aarón Ñíguez, min 64); Yoel Bárcenas (Toché, min 79), Saúl Berjón, Joselu.

Elche: José Juan; Alexander González (Tekio, min 63), Gonzalo Verdú, Neider, Juan Cruz; Manuel Sánchez, Iván Sánchez, Provencio, Javi Flores (Jony, min 89), Borja (Redru, min 81); Sory.

Goles: 0-1 Manuel Sánchez (min 4). 1-1 Joselu (min 23).  

Amonestaciones: El colegiado Domínguez Cervantes mostró amonestaciones al local Aarón Ñíguez (min 86), y a los visitantes Manuel Sánchez (min 54) y Neider (min 75).

Incidencias: Estadio Carlos Tartiere, 14.008 espectadores.

Comentarios

El Tartiere vive otra decepción