Lluvia de millones con un solo objetivo: el ascenso

El Almería, rival del Real Oviedo, revolucionó el mercado de verano tras la llegada del jeque Al-Sheik

Darwin Núñez celebra su gol en el Almería-Extremadura
Darwin Núñez celebra su gol en el Almería-Extremadura

Oviedo

A principios de agosto, la historia de la UD Almería dio un vuelco. El jeque Turki Al-Sheikh (Arabia Saudí, 1981) pagaba 20 millones de euros por el paquete accionarial de Alfonso García, presidente de la entidad desde 2003, y se hacía con el control del club almeriense. Y comenzó la revolución.

En medio de la pretemporada, con el equipo ya trabajando, Al-Sheikh dinamitó el proyecto que ya estaba en marcha y empezó el suyo propio. Relevó a Miguel Ángel Corona y Óscar Fernández, director deportivo y entrenador del primer equipo, respectivamente, por el argentino Darío Drudi y el portugués Pedro Emanuel.

La plantilla no se iba a quedar atrás. Todos los jugadores cedidos que habían llegado ese mismo verano al Juegos del Mediterráneo salieron del club, y el Almería comenzó a ser el absoluto protagonista del mercado estival. Más de 20 millones de euros gastados en unas pocas semanas, unas cifras de locura ya no en la Segunda División, si no en el fútbol español en general.

Darwin Núñez, Jonathan, Lazo y Appiah
Darwin Núñez, Jonathan, Lazo y Appiah

Solo en la foto que ven ustedes encima de estas líneas, donde están Darwin Núñez, Jonathan, Lazo y Appiah, hay invertidos más de 18 millones de euros, siendo el primero y el último los más caros. Núñez, promesa uruguaya que ya destacó en un Mundial sub-20, costó unos 8 millones de euros. Appiah, por su parte, llegó al Almería previo pago de 8,8 millones al Nottingham Forest.

Curiosamente, el gran protagonista del primer mes de competición fue un jugador que no llegó de la mano del jeque. Sekou Gassama sorprendió a propios y extraños marcando cinco goles en las primeras seis jornadas de Liga, algo que colocó al Almería, desde principio de curso, en la parte alta de la tabla. Eso sí, el delantero hispano-senegalés lleva sin marcar desde la sexta jornada y en los últimos dos partidos se quedó fuera de la lista y podría pasarle lo mismo en Oviedo.

Poco a poco, los fichajes fueron entrando en la rotación de Pedro Emanuel y al equipo almeriense le costó engrasar la máquina. Muy ordenados tácticamente, las gotas de calidad las ponen Vada, Coric y, sobre todo, un José Carlos Lazo que quiere volver a demostrar que es uno de los grandes futbolistas de la categoría. Ahora, trece jornadas después, el Almería es segundo en la clasificación. Un reto difícil para el Real Oviedo de Javi Rozada. 

Comentarios

Lluvia de millones con un solo objetivo: el ascenso