El Real Oviedo traslada su malestar por los recientes arbitrajes a la RFEF

El club azul envió una queja formal tras el encuentro del pasado jueves frente al Almería

Jorge Menéndez Vallina en El Requexón
Jorge Menéndez Vallina en El Requexón

Oviedo

El inexistente penalti pitado por Oliver De la Fuente Ramos el pasado jueves ha sido la gota que ha colmado el vaso de la paciencia en el Real Oviedo. Tras ese flagrante fallo no corregido por Arcediano Monescillo desde el VAR, el conjunto de la capital del Principado se ha decidido a presentar una queja formal a Luis Rubiales, presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), y a Carlos Velasco Carballo, presidente del Comité Técnico de Árbitros de la RFEF, mostrando su malestar con las decisiones arbitrales. Además, el club carbayón también ha pedido una explicación concreta de las medidas de intervención del VAR. 

La ocurrida frente al Almería es solo la última de una serie de acciones polémicas que ha sufrido el equipo azul y que han finalizado con decisiones poco o nada entendibles. En cualquier caso, siempre con un resultado perjudicial para los intereses del Real Oviedo. El inexistente penalti de Alejandro Arribas sobre Darwin Núñez es solo el ejemplo más reciente y flagrante. 

«Tengo miedo; nos estamos jugando mucho. Están pasando demasiadas cosas. Los chavales no se merecen esto», comentó Javi Rozada tras lo vivido en el Estadio de los Juegos Mediterráneos. El míster azul dejaba caer que no se trata de una acción puntual, sino que viene de más lejos

Las principales quejas del Real Oviedo, aparte de solicitar una aclaración sobre los criterios y el uso del VAR en determinados lances del juego, se resumen en el último mes de campeonato. En las últimas cuatro jornadas se han sucedido situaciones que han terminado por agotar la paciencia de la cúpula directiva. 

En la jornada 20, frente al Cádiz (0-2), un codazo de Fali que impactó en la nariz de Christian Fernández quedó sin sancionar pese a la claridad de las imágenes. Siete días después, en El Sardinero, una acción en el último minuto terminó con un derribo de Ibra dentro del área que ni siquiera fue chequeado por el VAR. Esa situación derivó en una airada protesta de Javi Rozada merecedora de dos partidos de sanción. Ya en 2020, en la jornada 21 ante el Málaga (1-1), más polémica con un derribo de Sangalli dentro del área que no fue sancionado como penalti. El círculo se cierra con la sonrojante decisión de De la Fuente Ramos el pasado jueves. 

Cuatro acciones en cuatro partidos sujetas casi todas ellas a la interpretación arbitral (menos el codazo de Fali) y que han tomado el derrotero más negativo para los intereses carbayones. Con la queja formal enviada por Jorge Menéndez Vallina, el Real Oviedo espera una explicación de las decisiones tomadas y de los protocolos seguidos para que el VAR no entrara a corregir algunas decisiones arbitrales tan flagrantes como fueron las de Fali o el penalti de Arribas. 

Comentarios

El Real Oviedo traslada su malestar por los recientes arbitrajes a la RFEF