El golpe de autoridad deseado

El Real Oviedo busca en Soria aprovecharse de la mala dinámica rival y poner tierra de por medio con respecto a la zona de descenso

Tejera Real Oviedo Numancia Carlos Tartiere.Sergio Tejera se lamenta de una ocasión fallada frente al Numancia
Sergio Tejera se lamenta de una ocasión fallada frente al Numancia

Oviedo

Si por algo se ha destacado el Real Oviedo en las últimas temporadas es por «resucitar a equipos muertos». Casi cualquier conjunto que se enfrentara a los azules en horas bajas conseguía romper esa mala dinámica y sumar tres puntos. Por todo ello, se ha ido creando un mantra alrededor del equipo carbayón que este domingo se podría terminar de una vez por todas. Sería una ruptura en toda regla con el pasado reciente. 

El Numancia lleva siete derrotas consecutivas y y once partidos sin conocer la victoria. Su último triunfo data del 18 de enero, cuando se impusieron al Sporting de Gijón en Los Pajaritos por 2-0. Tras esos tres puntos, los sorianos eran sextos en la clasificación con 36 puntos. Once jornadas después, y con un confinamiento entre medias, el conjunto de Luis Miguel Carrión suma 38 puntos y se encuentra en puestos de descenso a Segunda B. Ver para creer. 

Solo dos empates en once jornadas, ante Almería (1-1) y Las Palmas (1-1) y nueve derrotas ante Zaragoza (1-0), Málaga (2-1), Albacete (2-1), Elche (2-0), Racing (1-2), Mirandés (2-1), Cádiz (1-2), Fuenlabrada (2-0) y Girona (2-0). Los sorianos no consiguen sumar, pero sus encuentros son parejos e igualados. De hecho, varios de ellos se han decidido por goles en los últimos minutos. 

Alejarse del descenso y sumar un importante golaveraje

El Real Oviedo llega a Los Pajaritos con confianza, pero no confiado. Los del Principado no han perdido un encuentro todavía tras la reanudación, sumando una victoria y tres empates. Estos números han permitido a los azules alejarse un poco de la zona caliente, pero no lo suficiente. Antes del parón, los de José Ángel Ziganda contaban con 35 puntos y estaban empatados con el descenso. Hoy, alcanzan los 41 y tienen un colchón de tres con respecto al propio Numancia y Lugo, equipos que marcan la frontera entre la salvación y la Segunda B. 

Una derrota el domingo implicaría que el Numancia adelantase a los carbayones en la tabla. El Real Oviedo podría, incluso, terminar la jornada en descenso, siempre dependiendo de los resultados de Deportivo de La Coruña, Albacete o Lugo. Una victoria, en cambio, supondría un golpe de autoridad del equipo de Cuco, que además sumaría un importantísimo golaveraje a su favor. En el encuentro del Carlos Tartiere, ambos conjuntos firmaron una igualada (1-1). 

Tensa noche de verano

Pablo Fernández
Grada de los suplentes en el Oviedo-Fuenlabrada
Grada de los suplentes en el Oviedo-Fuenlabrada

Real Oviedo y Fuenlabrada no pasaron del empate en un partido en el que, más que nunca, las gradas fueron protagonistas. La contracrónica desde el Tartiere

Los dos equipos saltaron a calentar y el primer suplente del Real Oviedo que pisó el césped para hacer unos trucos con el balón fue Borja Sánchez. Buena noticia para empezar: el mejor jugador de los azules, al menos, daba la impresión de poder correr y tocar el esférico. Y eso es la vida para este equipo. Mossa lució brazalete en el sorteo de campos y el partido podía comenzar.

15 años después de aquella noche mágica ante el Ávila, esa que acabó con la plantilla del Real Oviedo subida a un camión celebrando en Plaza América su ascenso a Segunda B, los azules volvieron a jugar un encuentro oficial en el junio estival. Y debió ser eso, el verano, lo que alteró a las gradas que ahora, en el nuevo fútbol, son banquillos. Desde el pitido inicial, suplentes de uno y otro equipo elevaron el volumen al máximo y convirtieron el partido en una batalla dialéctica sin cuartel.

Seguir leyendo

Comentarios

El golpe de autoridad deseado