Un desencuentro que viene de lejos

Cronología de la salida de Saúl Berjón del Real Oviedo, un desenlace que no sorprende tras lo sucedido en los últimos meses


Oviedo

Era un secreto a voces, pero el propio Saúl Berjón se encargó de confirmarlo ayer domingo: el Elche-Real Oviedo disputado el pasado 20 de julio fue el último partido del ovetense con la camiseta azul. La noticia puede sorprender a muchos, pero todos los acontecimientos sucedidos desde hacía meses apuntaban a este desenlace. Un desencuentro que viene de lejos. 

La crisis del coronavirus ha cambiado el fútbol y, en el Real Oviedo, el primer día en el que se escenificó la nueva realidad fue el 3 de abril. Ese día, todavía con el país confinado y la competición parada, Francesc Arnau ofreció una rueda de prensa telemática para analizar la situación. «He hablado con esos jugadores que acaban contrato, pero no he visto una situación de nerviosismo, vi madurez y comprensión a la hora de afrontar la situación. No es momento de plantear ninguna renovación al no saber con qué presupuesto contaremos», dijo el director deportivo azul. 

Más de un mes después, ya con el equipo entrenando en El Requexón preparando el regreso de LaLiga, Saúl Berjón dijo lo siguiente: «De mi continuidad hablé con Arnau en su día y ahora está todo parado. Es una situación atípica y requiere eso». Las circunstancias habían cambiado, pero el objetivo parecía ser el mismo: quedarse en el Real Oviedo. Este era el mensaje que llevaba lanzando años, incluso cuando todavía le quedaban años de contrato. En diciembre de 2018, por ejemplo, todavía con Joaquín del Olmo en el club azul, afirmó que «No hay problema con la renovación, no hay prisa. Yo me quiero quedar y el club también. No cuento jugar en ningún otro equipo».

La Segunda División regresó y a Saúl Berjón le tocó luchar contra otra lesión muscular, uno de sus grandes enemigos desde que regresó al Real Oviedo en diciembre de 2016. El capitán se perdió las primeras seis jornadas poscoronavirus y José Ángel Ziganda aprendió a vivir sin el '10'. El ovetense disputó 7 minutos en Cádiz, 3 ante la UD Las Palmas días después y 35 ante el Elche en la jornada final, cuando el Oviedo ya no se jugaba nada. Nunca más arrancó un encuentro como titular. 

Por primera vez desde su fichaje por el conjunto carbayón, Saúl Berjón perdió su estatus de pieza clave sobre el césped, ese que ni con Fernando Hierro, Juan Antonio Anquela, Sergio Egea y Javi Rozada había corrido peligro. En el peor momento del Real Oviedo en cinco temporadas, cuando la permanencia en el fútbol profesional estaba más difícil y los argumentos deportivos eran más escasos, el Cuco Ziganda no contó con Saúl, el jugador más determinante de la plantilla en los cursos anteriores. Toda una declaración de intenciones.

El curso finalizó y, ya con el objetivo cumplido, Arnau volvió a atender a los medios de comunicación. «Tengo conversaciones pendientes con Christian y Saúl. Se les ofrecerá la renovación, pero tendremos que hablar y poner las cartas sobre la mesa, ojalá podamos llegar a un entendimiento», dijo el jefe de operaciones del Real Oviedo. El contrato, pasado por el filtro de la reducción salarial que Arnau puso en marcha, se ofreció, pero al margen del aspecto económico, que siempre es importante en una negociación, la situación había cambiado. Berjón no estaba seguro de si contaba con la confianza del club y, sobre todo, del cuerpo técnico. 

El ovetense, que arrancó todo este periplo de conversaciones sin representante, llegó a rechazar una oferta del fútbol extranjero cuando todavía creía que la negociación se podía revertir. El 30 de agosto, 12 días después de rechazar la primera oferta que el Real Oviedo le puso sobre la mesa, volvió a hablar con Arnau para confirmar su marcha: ni el club iba a renegociar ni él iba a aceptar esa primera oferta. En todo este tiempo, el '10' no se ha sentido querido por su club y no entiende por qué no le comunicaron antes cuáles eran las intenciones reales de la entidad carbayona.

Desde hace días, el ya excapitán del Oviedo se puso en contacto con algún representante para comenzar la búsqueda del nuevo destino. El ovetense espera que sea en España y en el fútbol profesional. Aunque la Liga comience en una semana, el mercado finaliza el próximo 5 de octubre. Berjón es jugador libre y podría firmar tras esa fecha con cualquier club que tenga espacio en su plantilla, pero el atacante, como es lógico, busca encontrar equipo lo antes posible para coger ritmo de competición.

Capitán y estandarte, dentro y fuera del vestuario, desde hacía casi cuatro años, cuando volvió al club de su vida tras forjarse una carrera en el fútbol profesional lejos de Asturias, Saúl Berjón realizó una temporada con altibajos, lejos de su nivel real y marcado por las lesiones. Eso sí, todavía le dio para ser el segundo máximo asistente de la categoría. Quién sabe si volverá al Carlos Tartiere, esta vez para ser rival de los que visten de azul. 

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Un desencuentro que viene de lejos