Un banquillo invisible

Ziganda solo ha agotado los cambios en cuatro partidos en lo que va de temporada

Cuco Ziganda y Mossa, en la banda del Carlos Tartiere durante un partido
Cuco Ziganda y Mossa, en la banda del Carlos Tartiere durante un partido

Oviedo

Se trata de una tendencia que no deja de confirmarse con el paso de las jornadas. José Ángel Ziganda cuenta con un núcleo de confianza casi cerrado para sus partidos. Pese a las alabanzas a toda su plantilla en sala de prensa, la realidad choca con esa pequeña parte del discurso del navarro. La continuidad y las oportunidades se han de ganar en El Requexón. 

Son solo cuatro los partidos en los que el técnico azul ha apostado por agotar las cinco sustituciones a las que tiene derecho. Una circunstancia que no deja de sorprender en la categoría más dura y larga de todo el fútbol español. Son 42 jornadas más un hipotético playoff y a lo que hay que añadir la Copa del Rey.

Da igual que el Real Oviedo tenga el partido controlado (ante el Castellón no agotó las sustituciones y su segundo cambio no llegó hasta el minuto 79) o que el equipo se encuentre en inferioridad numérica. Ziganda y su cuerpo técnico apuestan por la continuidad de los titulares. Únicamente ante Cartagena (jornada 1), Sporting (jornada 5), Leganés (jornada 8) y Las Palmas (jornada 10), el preparador navarro realizó los cinco cambios, la mayoría de ellos en el último cuarto de hora.

Esa es otra constante. La abundancia de sustituciones a partir del minuto 75 en adelante, dejando pasar gran parte de los partidos sin practicar modificación alguna. En lo que va de campaña, Cuco solo ha realizado cinco cambios no obligados antes del minuto 60. Los cuatro primeros, de una tacada. Ante el Leganés, entraron Nieto, Tejera, Nahuel y Sangalli en el minuto 59. El quinto es el de Arribas en el descanso ante Las Palmas y cubriéndose ante la amonestación de Christian Fernández.

En las próximas fechas, el Real Oviedo volverá a enfrentarse a un calendario sobrecargado de partidos con un fondo de armario sin ritmo alguno de competición. Los Jimmy, Aburjania, Cedric o Viti saltarán al terreno de juego sin haber disputado más de 30 minutos en las últimas semanas.

Las notas: Punto en la jungla

Pablo Fernández
Los jugadores celebran el gol de Nahuel al Fuenlabrada
Los jugadores celebran el gol de Nahuel al Fuenlabrada

El Real Oviedo, que volvió a encajar de penalti y a quedarse con uno menos, empata ante un Fuenlabrada que llevó el partido a un escenario en el que fue superior

El mejor

Nahuel Leiva: 7. Lo tuvo complicadísimo. Ante un rival que mordía en cada centímetro del campo, los espacios desaparecieron en el pasillo interior y Nahuel tuvo que buscarse la vida cayendo a bandas. No empezó preciso el partido, pero poco a poco fue entrando en calor y asumiendo la iniciativa del ataque azul. Su gol se debe a su insistencia. Tras el descanso solo pudo trabajar sin balón.

El once

Femenías: 6. Seguro en los tiros lejanos del Fuenlabrada, no dando opción alguna en los rechaces, y en el juego aéreo, su debe estuvo en la lectura de juego. En varios balones largos a Kante y Nteka, el portero balear no midió bien y llegó tarde a la cobertura con sus centrales. Una de ellas acabó en la clara ocasión que falló Mula. Con el pie, el guardameta azul estuvo regular. 

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Un banquillo invisible