Un VAR que siempre sale cruz

Las decisiones de Ais Reig, sospechoso habitual cuando se cruza con el Real Oviedo, alimentan la polémica

Ais Reig
Ais Reig

Oviedo

Saúl Ais Reig, colegiado alicantino de 35 años y que cumple su sexto año en Segunda División, se ha convertido en el centro de las iras de buena parte del oviedismo. El árbitro fue el encargado de dirigir el VAR ante el Fuenlabrada y sus decisiones, o mejor dicho su única decisión, volvió a levantar una buena polvareda. No es la primera vez. Seguramente, no vaya a ser la última.

En los primeros compases del segundo tiempo, con el Real Oviedo más asentado en el terreno de juego tras una dura primera parte y disfrutando de sus primeras ocasiones de gol, Aboubakary Kanté caía en el área en una acción con Carlos Hernandez. Jon Ander González señalaba penalti. El VAR, silencioso mientras por la televisión se comprobaba que el defensa azul tocaba balón. En directo, se puede entender el error. Con la tecnología como aliado, no. La excusa del Comité de Árbitros que habla de «errores groseros» empieza a no calar en el mundo del fútbol, con las aficiones y equipos cansados de criterios dispares y cambiantes cada semana. Enfrente, un colectivo que en vez de abrirse, se protege a sí mismo a través de la opacidad y el oscurantismo. Este año, además, se ha inclinado por sanciones que llegan a chocar con la más simple y elemental libertad de expresión. Que se lo pregunten a Álvaro Cervera. 

En Miranda, otro rasero

Se da la circunstancia que no es la primera vez que Ais Reig se cruza en el camino azul desde la sala VOR. Esta misma temporada, en la segunda jornada liguera, el alicantino fue el encargado de llevar las riendas del VAR en el encuentro ante el Mirandés en Anduva. Aquel día también hubo lío.

En los primeros compases del partido, Viti caía dentro del área en una acción que le costó tener que abandonar el partido. Iñaki Vicandi Garrido no señaló nada. Ais Reig ni se inmutó pese al pisotón sobre el extremo oviedista. Incomprensible.

Minutos más tarde, un penalti a favor del Real Oviedo sí requirió la intervención de Ais Reig para avisar a su compañero de que revisara la acción en el monitor. La pena máxima fue bien anulada en esa ocasión. Todo lo contrario que ayer ante el Fuenlabrada.

Sobre el terreno de juego, las cosas no van mejor

Si Ais Reig no convence en el VAR, sobre el terreno de juego no mejora el asunto. Los dos últimos arbitrajes del alicantino a los azules, ambos el curso pasado, terminaron en sendas polémicas. El primero, ante el Girona en Montilivi (1-1). Una mano de Johan Mojica en la primera parte fue obviada por completo. El árbitro, que inicialmente había pitado pena máxima, rectificó a instancias de su asistente pese a la claridad de la acción.

Meses después, tras el parón por coronavirus, Real Oviedo y Ais Reig se cruzarían de nuevo en Los Pajaritos (1-0). Aquel día, el trencilla expulsó a Yoel Bárcenas, anuló un gol a Rodri Ríos por un fuera de juego que no pudo comprobarse y dejó pasar por alto unas manos de Erik Morán en el interior del área. Tras el pitido final, los de José Ángel Ziganda regresaban a puestos de descenso a Segunda B. 

Las notas: Punto en la jungla

Pablo Fernández
Los jugadores celebran el gol de Nahuel al Fuenlabrada
Los jugadores celebran el gol de Nahuel al Fuenlabrada

El Real Oviedo, que volvió a encajar de penalti y a quedarse con uno menos, empata ante un Fuenlabrada que llevó el partido a un escenario en el que fue superior

El mejor

Nahuel Leiva: 7. Lo tuvo complicadísimo. Ante un rival que mordía en cada centímetro del campo, los espacios desaparecieron en el pasillo interior y Nahuel tuvo que buscarse la vida cayendo a bandas. No empezó preciso el partido, pero poco a poco fue entrando en calor y asumiendo la iniciativa del ataque azul. Su gol se debe a su insistencia. Tras el descanso solo pudo trabajar sin balón.

El once

Femenías: 6. Seguro en los tiros lejanos del Fuenlabrada, no dando opción alguna en los rechaces, y en el juego aéreo, su debe estuvo en la lectura de juego. En varios balones largos a Kante y Nteka, el portero balear no midió bien y llegó tarde a la cobertura con sus centrales. Una de ellas acabó en la clara ocasión que falló Mula. Con el pie, el guardameta azul estuvo regular. 

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Un VAR que siempre sale cruz