La única vez que el Carlos Tartiere disfrutó de Maradona

Pablo Fernández OVIEDO

AZUL CARBAYÓN

Luis Manuel y Maradona, en el Oviedo-Sevilla de 1992
Luis Manuel y Maradona, en el Oviedo-Sevilla de 1992 Real Oviedo

Varios de los protagonistas de aquel día de noviembre de 1992 recuerdan el primer y último duelo del Real Oviedo ante el astro argentino. «A Oviedo ya llegó convertido en mito»

26 nov 2020 . Actualizado a las 09:35 h.

En noviembre de 1992, Oviedo ya había visto a su equipo de fútbol regresar a Primera División tras 12 años de sufrimiento y jugar competición europea por primera vez en su historia. Oviedo ya había visto a Emilio Lángara liderar a una Delantera Eléctrica que a punto estuvo de llevarse varias Ligas. Oviedo ya había visto a Alfredo Di Stéfano y a Johan Cruyff. Pero, en noviembre de 1992, Oviedo todavía no había visto a Diego Armando Maradona, seguramente, el futbolista de la historia que más relación guardó con la divinidad. 

Eso cambió el primer día del undécimo mes de 1992. El astro argentino, fallecido ayer miércoles a los 60 años, acababa de aterrizar en Sevilla y todavía se estaba aclimatando a su segunda venida en el fútbol español. El encuentro en el Carlos Tartiere fue el quinto que Maradona jugó aquella temporada. Y la capital del Principado lo esperaba con ilusión, claro. «La expectación era grandísima y hubo una muy buena entrada», cuenta Eugenio Prieto, presidente del Real Oviedo desde 1988 hasta 2002. 

«A Oviedo ya llegó convertido en mito. Ya estaba encumbrado y su gran éxito había pasado», cuenta Paco Fernández, exfutbolista azul, titular ante el Sevilla y autor del gol carbayón aquella tarde. Paco, habitual ocupante de la banda izquierda del Oviedo, jugó aquel día de delantero debido a las bajas en el equipo de Irureta. «Así llegó el gol, cazando un balón suelto tras una jugada de Pirri», recuerda el ovetense a LA VOZ DE ASTURIAS.