«No esperaremos un mes»

La indefinición en la que vive el Real Oviedo le coloca en una situación incómoda a la hora de negociar

Jorge Menéndez Vallina, acompañado de Federico González
Jorge Menéndez Vallina, acompañado de Federico González

Oviedo

En el seno del Real Oviedo se conoce la exigencia, pero parece que se escapa de la urgencia. El club azul sigue sin cerrar la contratación de un director deportivo. El primer plazo filtrado de tres o cuatro días tras la conclusión del campeonato liguero expiró sin que la entidad carbayona fuera capaz de concretar un candidato.

El modus operandi se ha mantenido inalterable con el paso de los años y en las últimas temporadas parece que se está demostrando ineficaz. Los tiempos de espera en el Real Oviedo se alargan en exceso en un mercado que no frena y en el que un día puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso.

Carmelo Del Pozo, Joaquín Del Olmo, Michu, Jorge Menéndez Vallina, Francesc Arnau o Federico González han tenido que contar con la aprobación vía México para las operaciones más importantes del club en los últimos años. También para algunas menos relevantes. En otras ocasiones, fue Carso directamente el que comandó ciertos acuerdos. La llegada de Andriy Lunin o el propio Arnau fueron gestiones directas de la propiedad.

Movimientos que se complican

En este impás, algunas operaciones que se tenían en mente se están complicando para los intereses oviedistas. Dos de sus hombres más importantes son totalmente libres para negociar. El Real Oviedo siempre ha mostrado interés en la continuidad de Sergio Tejera y Juanjo Nieto, pero el acuerdo, lejos de firmarse, se ha alargado durante todo el año y esta paralización de las negociaciones no ayuda.

Desde el club se insiste que el trabajo se sigue realizando, pero diferentes equipos ya han hecho llegar sus propuestas a ambos futbolistas, que tampoco tienen intención de alargar el ‘culebrón' todo el verano. Mientras sus agentes siguen recibiendo proposiciones del fútbol español y alguna internacional, el Real Oviedo mantiene su secretismo sobre la persona elegida para liderar el proyecto deportivo. Algunas operaciones puestas en marcha por la dirección deportiva también se encuentran en 'stand by' y podrían arruinarse. El cerco, en vez de estrecharse con el paso de las horas, se amplía y cada vez son más nombres los que saltan a la palestra. Toni Cruz o Loren Juarros son los dos últimos candidatos sondeados.

La falta de un director deportivo y el tiempo de espera también afectan a los cuerpos técnicos. Ni primer equipo ni filial tienen confirmados los banquillos para el curso que viene, una situación que se antojaba extraña hace ya un mes y que, en plenas vacaciones, deja a la entidad asturiana en una posición incómoda.

Desde el Real Oviedo tratan de separar la contratación de un director deportivo a la continuidad de José Ángel Ziganda. El preparador navarro cuenta con una propuesta y el acuerdo podría cerrarse de forma inminente. Sería el primer movimiento del Real Oviedo en un verano que, por ahora, tiene totalmente paralizadas las oficinas.

Las notas de la segunda vuelta del Oviedo: delanteros

Pablo Fernández
Nahuel y Rodri, en El Requexón
Nahuel y Rodri, en El Requexón

Finaliza la temporada y La Voz de Asturias, sacando la media, evalúa a los jugadores azules tras las segundas 21 jornadas del curso

Las notas se entregan a final de temporada y ese momento ha llegado. Evaluadas las primeras 21 jornadas del campeonato, toca hacer balance de las otras 21. LA VOZ DE ASTURIAS, tras recabar todas las puntuaciones de cada jornada y hacer la media, evalúa el rendimiento de la plantilla del Real Oviedo en la segunda vuelta del campeonato liguero de Segunda División. La delantera, línea en la que Nahuel Leiva asumió el rol más importante para Ziganda, será la cuarta y última demarcación a evaluar.

Blanco Leschuk: 5

13 partidos como titular. Uno de los jugadores estructurales del Real Oviedo 20/21, para lo bueno y para lo malo. Tras disputar una primera vuelta notable, el conjunto azul comenzó a jugar peor a medida que el delantero argentino perdía la chispa. Era un deterioro que se retroalimentaba, porque el Tiburón ya no le daba al equipo lo que sí le dio los meses anteriores y, el equipo, seguía sin darle demasiado. No hubo salvavidas de ningún tipo. Leschuk perdió la condición de indispensable en marzo y a partir de ahí dejó un par de partidos más que notables, poco más. Marcó 3 goles y acabó la temporada con 7. 

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

«No esperaremos un mes»