Al Oviedo le falta la mitad

El conjunto azul encara un verano de reconstrucción deportiva mientras afronta las primeras dudas sobre su modelo de gestión

Cuco Ziganda y Bingen Arostegi, en un momento de la sesión de entrenamiento
Cuco Ziganda y Bingen Arostegi, en un momento de la sesión de entrenamiento

Oviedo

El fútbol es un deporte que no espera a nadie. En el que un día puedes estar probando las mieles del éxito y al siguiente, sin explicación, sumido en una crisis. El Real Oviedo ha probado poco de los primero en las últimas dos décadas y bastante de lo segundo. Tras una temporada sin excesivas alegrías ni sobresaltos, los apuros empiezan a llamar a la puerta.

El verano que se presenta en la capital del Principado será de los que ponen a prueba a todos los estamentos del club. Todos tendrán su cuota de responsabilidad en lo que pase en el futuro cercano y ponerse de lado no va a servir. La realidad es la que es. Al Real Oviedo le falta la mitad de la plantilla, ratificar al cuerpo técnico y nombrar un nuevo director deportivo. Eso, sin entrar en el filial. Básicamente, la mitad del equipo por hacer.

Los plazos se acortan

Las dos primeras decisiones parecen estar a la vuelta de la esquina, pero siguen alargándose. El fin de semana transcurre con un total hermetismo desde el club. Mientras, las horas pasan y el club sigue sin anunciar la persona encargada de liderar el nuevo proyecto de Carso. El choque de opiniones interno y la ausencia de aprobación final desde México empiezan a lastrar la planificación del curso 21/22.

Mientras, José Ángel Ziganda sigue esperando su ratificación como próximo entrenador azul. El acuerdo es muy cercano, pero todavía no ha sido oficializado. Esta próxima semana se espera que cristalice entre todas las partes y el navarro se convierta en el primer entrenador que dirija al Real Oviedo en tres temporadas distintas en el fútbol profesional en lo que va de siglo.

Una plantilla con alfileres

Si en los despachos y en el banquillo todo está en el aire, en lo que respecta al vestuario las cosas no son mucho más halagüeñas. Al equipo le faltan muchas piezas en todas sus líneas. Un verano de fichajes y cesiones sin, por el momento, persona encargada de realizarlos.

Solo Joan Femenías tiene contrato en la portería para el curso que entra. Gabriel Brazão terminó su cesión y no seguirá en la capital del Principado tras su falta de oportunidades. Por resolver está el caso de Berto Hórreo, habitual tercer portero del primer equipo.

La defensa es la línea con más efectivos, aunque incompleta. Simone Grippo, Alejandro Arribas y Christian Fernández aparecen como centrales, con Mossa en el lateral zurdo. El diestro, por ahora, vacío hasta que el club anuncie la renovación de Lucas Ahijado, que está prácticamente hecha y solo falta la firma del contrato. Muchas más dudas con Juanjo Nieto. El castellonense regateó durante buena parte de la temporada la renovación con el Real Oviedo y no está nada claro que continúe el próximo año en el Principado. Conscientes de esta situación, desde el club ya se sondeó a posibles sustitutos. Víctor Gómez es uno de los nombres que manejaba la dirección deportiva.

En la zaga se despiden hombres como Diegui Johannesson o Carlos Hernández, mientras que desde la cantera podría aparecer Jorge Mier, con ficha del primer equipo para el próximo año.

En la línea medular, la falta de efectivos es evidente. Para el mediocentro, solo se dispone de Javi Mier, Jimmy Suárez y Riki Rodríguez, que vuelve tras su cesión en el Racing. En las bandas, Marco Sangalli, Viti Rozada y Borja Sánchez. En esta línea, la gran duda es la de Sergio Tejera. El centrocampista tiene un gran caché en la categoría y ya son varios los equipos que le han hecho llegar su interés. Las despedidas de Edgar González, Nahuel Leiva o Borja Valle han de ser cubiertas con nuevas caras este mismo verano.

En lo que respecta a la delantera, solo Samuel Obeng tiene contrato para el próximo curso. Gustavo Blanco Leschuk y Rodri Ríos, dos de las fichas más altas de la plantilla, finalizan vinculación y no parece nada claro que vayan a continuar en la capital asturiana.

Desde el filial aparecen Javi Cueto y Steven Prieto. Ambos atacantes tienen contrato, aunque sus situaciones son diferentes. Con Cueto se buscará presumiblemente una cesión tras el descenso del Vetusta a Tercera, mientras que Steven tiene muy difícil permanecer en la entidad carbayona la próxima campaña.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Al Oviedo le falta la mitad