Una portería sin continuidad

A. SUÁREZ OVIEDO

AZUL CARBAYÓN

Joan Femenías y Gabriel Brazão en El Requexón
Joan Femenías y Gabriel Brazão en El Requexón Real Oviedo

El Real Oviedo rastrea el mercado de guardametas para el próximo curso. Los azules han fichado hasta ocho cancerberos desde el ascenso de 2015

21 jun 2021 . Actualizado a las 19:50 h.

Dicen los puristas que la portería ha de ser el puesto con más tranquilidad y confianza de todo un equipo. Un guardameta maneja un rol distinto al de un defensa o un delantero. Es muy difícil conseguir la titularidad y, durante el curso, los cambios son poco habituales.

Un entrenador apuesta por un cancerbero y se mantiene prácticamente inamovible durante todo el año. Aquellos preparadores que deciden rotar son vistos con desconfianza y generan hasta inquietud entre sus futbolistas. En los últimos años, han existido casos en equipos de primer nivel, como FC Barcelona (Claudio Bravo y Ter Stegen), Real Madrid (Casillas y Diego López o Casillas y Keylor Navas) o Athletic de Bilbao (Kepa e Iraizoz). Incluso los protagonistas coinciden en que no es una situación cómoda.

Desde su regreso al fútbol profesional, el Real Oviedo no ha conseguido estabilidad en la posición que más lo requiere. Hasta ocho porteros han defendido el arco azul y hasta ocho porteros han sido firmados por la dirección deportiva. Este verano, Rubén Reyes tendrá la responsabilidad de elegir el nombre del noveno.

Muchos cambios en pocos años

Solamente Esteban en la 15/16 dio algo de estabilidad al puesto. Desde su salida, el debate alrededor del portero titular ha sido constante y solamente silenciado brevemente por Andriy Lunin. El ruido no ha cesado en cada fallo de cualquiera de los inquilinos de la portería.

Tras conseguir el ascenso, el Real Oviedo y Esteban parecían ir viento en popa. La marcha de Sergio Egea rompió la dinámica deportiva. Una lesión ante el Valladolid del avilesino y la llegada de Generelo dieron paso al momento de Rubén Miño. Fichado el verano anterior, el catalán disputó un total de 13 encuentros con la camiseta carbayona.

El siguiente verano, ya con Fernando Hierro, el Real Oviedo se hace con los servicios de Juan Carlos y Alfonso Herrero, que comenzaría en el filial. Juan Carlos completa los 42 partidos del curso bajo un debate que se prolongó durante todo el curso. Sería la última temporada de Esteban en activo.

Al año siguiente, con Anquela en el banquillo, se promociona a Herrero al primer equipo y se trata de repetir la misma fórmula con la incorporación de Gorka Giralt. El vasco fue habitual de los entrenamientos y disfrutó de alguna convocatoria, pero no llegó a debutar con el primer equipo.

La alternancia entre Alfonso y Juan Carlos termina con la salida de este último y la incorporación de Nereo Champagne, que tras un primer momento, se hace con la titularidad durante casi una temporada completa. La llegada de Arnau y las dudas hacen firmar a Lunin en el mercado de invierno. El ucraniano silencia el debate durante su breve estancia. El Real Madrid lo repesca en verano y la dirección deportiva se ve obligada a firmar a dos porteros un mismo verano. Llegan Joan Femenías y Gabriel Brazão.