Lío central

A. SUÁREZ REDACCIÓN

AZUL CARBAYÓN

Mossa, Arribas, Christian y Grippo, con Sangalli, Riki y Borja en segundo plano, en El Requexón
Mossa, Arribas, Christian y Grippo, con Sangalli, Riki y Borja en segundo plano, en El Requexón Real Oviedo

La salida de Grippo sorprende, pero se enmarca en la política fijada desde la dirección deportiva

28 ago 2021 . Actualizado a las 17:00 h.

La noticia saltaba a lo largo de la mañana de ayer. Simone Grippo, que arrastraba molestias musculares desde el final de la pretemporada, acudía a El Requexón en ropa de calle para despedirse de sus compañeros y del cuerpo técnico. El italo-suizo abandona el Real Oviedo. Su destino, aún por concretar, parece llevarle lejos del fútbol español.

Fue una sorpresa a medias. Desde su llegada, Rubén Reyes se ha empeñado en mejorar la plantilla del equipo por todos los medios sin que ello suponga un derroche de dinero. En esta lógica política no existe ningún hombre irreemplazable. Por eso, se ofreció la renovación a Tejera hasta cierto límite, lo mismo que Juanjo Nieto.

Del mismo modo que no se harían dispendios, todos los futbolistas con contrato tenían la puerta abierta si llegaban con una propuesta beneficiosa para las partes. Reyes permitió la salida de Alejandro Arribas, después truncada, por ahorrarse una importante ficha. Lo mismo pasará con Grippo.