Ziganda prepara a su Oviedo para la visita a La Romareda: los ensayos del Cuco

Pablo Fernández OVIEDO

AZUL CARBAYÓN

José Ángel Ziganda, en El Requexón
José Ángel Ziganda, en El Requexón Real Oviedo

El técnico realizó varias pruebas en El Requexón, probó a varios jugadores en el once de los teóricos titulares e insistió en la defensa en bloque de su equipo

01 oct 2021 . Actualizado a las 18:47 h.

«El Oviedo es un equipo que te exige jugar muy bien para crearles peligro porque trabajan muy bien los once jugadores, con un 4-4-2 que te aprieta alto pero que luego se juntan muy bien para defender y tapan los espacios por dentro», dijo un nada contento Míchel, entrenador del Girona, en la sala de prensa del Carlos Tartiere tras empatar ante el Real Oviedo. Resaltar la virtud defensiva del conjunto azul empieza a ser una constante entre todos los técnicos de la categoría y eso es fruto del trabajo realizado por José Ángel Ziganda y los suyos en El Requexón. Un trabajo que no cesa y una lección que se machaca cada día en la ciudad deportiva oviedista.

Lo que Ziganda se espera del Zaragoza

Ayer miércoles, en el entrenamiento matinal, ese bloque defensivo moviéndose de un lado al otro del rectángulo de juego volvió a ser una de las partes principales de la sesión. Después de una sesión de vídeo de más de 40 minutos y un calentamiento de poco más de 10, la acción comenzó en el campo nº4 de la ciudad deportiva a eso de las 11:40 horas. Dos equipos: uno, el naranja, supuestamente el más titular, formaba con un portero y dos líneas de cuatro; el otro, el azul, sin portero pero con diez jugadores de campo. La tarea del equipo naranja era defender, mientras que la del azul, simulando a lo que podría ser el Real Zaragoza este sábado (La Romareda, 18:15 horas), atacar.

En el naranja estaban Femenías; Lucas, Costas, Calvo, Mossa; Jirka, Jimmy, Brugman y Borja Sánchez. Mossa estaba debido a la baja de Cornud, así que Jirka era la gran novedad de dicho equipo. Por su parte, el azul formaba con Carlos Isaac, Arribas, Christian, Osky; Javi Mier, Joni Montiel, Álex Cardero; Obeng, Bastón y Pombo. Y arrancó la función. El equipo naranja permitía el pase a la primera línea del rival, pero nada más. Se movía como un acordeón, basculando de banda a banda y cerrando los pasillos interiores. «Siempre busca la espalda del que presiona porque entiende el juego», gritaba el Cuco a los suyos una frase con la que, perfectamente, podría referirse a Íñigo Eguaras, mediocentro del Zaragoza.