Radiografía del nuevo Vetusta, líder sólido de Tercera División

Pablo Fernández OVIEDO

AZUL CARBAYÓN

Alineación del Vetusta ante el Gijón Industrial
Alineación del Vetusta ante el Gijón Industrial Real Oviedo

El filial del Oviedo, el más asturiano y joven de los últimos años, es un equipo coral a las órdenes de Jaime Álvarez. Aventajan en cinco puntos al segundo clasificado tras el primer tercio de Liga

17 nov 2021 . Actualizado a las 09:28 h.

Diciembre de 2020. En un mismo fin de semana, el primer equipo del Real Oviedo visitaba Sabadell y el Vetusta se enfrentaba en Mareo al Sporting B. Por lesiones y sanciones (Grippo fue suplente debido a unas molestias físicas), Alejandro Arribas es el único central sano en la lista de convocados azul y José Ángel Ziganda tuvo que tirar de Edgar González, mediocentro habitual, para completar el eje de la zaga. ¿La explicación? Sencillo: en la plantilla del filial ni uno de los centrales titulares era sub-23. Ni Andoni Ugarte ni Pedro Inglés podían subir. Solo Óscar Marotías, que por aquellas fechas todavía no se había estrenado con el Vetusta, tenía menos de 23 años. El filial del Oviedo llevaba tres temporadas consecutivas en Segunda B, pero algo fallaba. 

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

Casi un año después, el Vetusta es líder destacado del grupo asturiano de Tercera División tras la disputa de más de un tercio de la competición. Los azules, en vez de en la tercera, compiten en la quinta categoría del fútbol español, pero ha vuelto a recuperar la esencia de lo que debe ser un filial: ese equipo que aglutine la mayor cantidad de talento joven regional posible y que dé cabida a los juveniles que llaman a la puerta desde abajo. El conjunto de Jaime Álvarez, que empató el pasado fin de semana ante el Praviano, suma 31 puntos, cinco más que el Llanes, segundo. A final de temporada, el campeón del grupo ascenderá a Segunda RFEF.

Talento joven y asturiano

Solo hace falta acudir a los porcentajes para comprobar las diferencias. Este Vetusta 21/22 está compuesto por 21 futbolistas y solo uno, Vanderson (lesionado de larga duración), no es sub-23. 16 son nacidos en el Principado de Asturias: un 76% del total, y 14 de esos 21 han jugado para el Oviedo en categoría juvenil. La temporada pasada, solo 10 de los 26 jugadores que llegaron a formar parte del Vetusta que entrenó Emilio Cañedo eran asturianos. De aquel 38% al 76% actual, el doble. Esta misma temporada, el filial carbayón volvió a poner en liza un once inicial 100% asturiano, algo que hacía casi siete años que no pasaba. 

Si uno mira más atrás, la diferencia sigue siendo abismal. En la 19/20, siete jugadores no eran sub-23 (Valens, Cornud, Ugarte, Alarcón, Sierra, Tarsi y Villacañas) y solo 9 de los 21 que formaron la plantilla eran asturianos: el 43%. En la 18/19, de nuevo, siete jugadores mayores de 23 años: Giralt, Ugarte, Lobato, Lolo, Ernesto, Alarcón y Casi. Salvo este último, todos titulares. 11 de los 21 eran nacidos en el Principado, un 52%. Por último, en la 17/18, la del ascenso a Segunda B con Javi Rozada en el banquillo, tres futbolistas no eran sub-23: Aitor Navarro, Roni y Ernesto, siendo este último el único indiscutible. Además, el 66% del plantel era asturiano: 14 de los 21 jugadores. 

Al margen de los jugadores sénior que no superan los 23 años, hay que destacar el papel de varios de los juveniles en el Vetusta de Jaime Álvarez. El lateral izquierdo Osky y los centrocampistas Yayo y Álex Cardero, aunque este último ya tuvo protagonismo el curso pasado a las órdenes de Cañedo, son muy importantes en el conjunto carbayón. Futbolistas de 17 y 18 años, presentes en la pretemporada del primer equipo y que son el futuro del club y que, poco a poco, asoman la cabeza en el segundo equipo más importante de la entidad. No hay que olvidarse de Marco Suárez, portero del División de Honor y que ofreció un gran nivel en los cuatro partidos que fue titular tras la sanción a Berto Hórreo. Mario Fuente, pichichi del juvenil A, también ha debutado con el filial.

Una plantilla coral

Control del partido a través del balón, muchos futbolistas en campo rival y presión agresiva tras pérdida. Esos son tres de los pilares que definen al equipo dirigido por Jaime Álvarez y su cuerpo técnico. El dibujo puede variar del 4-2-3-1 al 4-3-3 en según qué momentos de los partidos, pero el estilo no. Pasado un primer tercio de la competición, el Vetusta suma 10 victorias, 1 empate y 2 derrotas en 13 partidos. Encuentros que han ido desde la superioridad clara en El Requexón ante Roces o Langreo B hasta las victorias más sólidas en campos míticos de la Tercera asturiana como El Candín (Tuilla) o Las Tolvas (Titánico). En el haber también hay triunfos muy sufridos en la ciudad deportiva azul o visitas agridulces como la que acabó con derrota en Mieres. 

Hay que decir que, a pesar de las victorias, la temporada no está siendo un camino de rosas para el Vetusta. A nivel de plantilla, ya son tres las bajas en lo que va de curso: Diego Llamazares, Guille Bernabéu e Iván Conceiçao. Además, las lesiones han estado muy presentes y jugadores como Marc Alegre, Eloy Ordóñez, Javi Cueto o el propio Vanderson, baja para el resto del curso, se han perdido muchos partidos. Las rotaciones y el tener a todos los jugadores con ritmo de competición han sido una premisa clave del cuerpo técnico y salvo el nigeriano Samuel Nnoshiri, que no pudo jugar hasta hace unas semanas por problemas burocráticos, todos los jugadores de la plantilla ya han sido titulares. 

«Desde el primer día les dije que la clasificación es secundaria para mí. Prefiero quedar octavo a segundo si eso significa que cinco o seis jugadores promocionan al primer equipo. Seguimos quemando etapas con gente joven», dijo Jaime Álvarez tras la victoria ante el Lealtad, un mensaje que ha sido una constante en cada rueda de prensa ante los medios. De momento, el camino parece ser el correcto. Próxima parada, este domingo ante el Lenense (El Requexón, 15:45 horas).

Plantilla / año de nacimiento / minutos / goles

Porteros: Berto Hórreo (2000; 810 minutos; 5 goles encajados), Marco Suárez (2004, juvenil; 360 minutos; 4 goles encajados).

Defensas: Pablo Menéndez (2000; 801 minutos), Álvaro Merayo (2001; 197 minutos), Javi Moreno (2000; 1142 minutos), René Pérez (2000; 1035 minutos; 3 goles), Marc Alegre (2002; 106 minutos), Viti Matovu (1999; 554 minutos), Osky Menéndez (2004; 786 minutos), Lucas Laso (2003; 270 minutos).

Centrocampistas: Chus Ruiz (2001, 495 minutos; 3 goles), Isaac Sánchez (2002; 330 minutos), Mangel (2001; 659 minutos; 1 gol) Yayo González (2004; 822 minutos), Joselu Guerra (2000; 676 minutos), Álex Cardero (2003; 1114 minutos; 3 goles).

Extremos: Eloy Ordóñez (1999, 422 minutos; 2 goles), Vanderson (1998; 120 minutos), David Iglesias (2000; 613 minutos; 2 goles), Samuel Nnoshiri (2001; 58 minutos).

Delanteros: Javi Cueto (2001; 595 minutos; 6 goles), Álvaro Pedregal (2002; 484 minutos; 5 goles).