Seis alicientes para disfrutar de una Fórmula Uno sin Alonso

David Vega
David Vega REDACCIÓN

DEPORTES

Carlos Sainz, durante los test de pretemporada con McLaren
Carlos Sainz, durante los test de pretemporada con McLaren

Estos son algunos de los motivos para engancharse a una competición que ya no cuenta con ningún asturiano en la pista

03 mar 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

1. Examen de madurez para Sáinz

El gran atractivo de esta temporada es el fichaje de Sáinz por la mítica -y otrora gloriosa- escudería McLaren. Será una prueba de madurez para el piloto madrileño (24 años), que en 2019 lleva una carga importante sobre su casco: representar a España el Circo de la F1. Aunque no conviene hacer juicios prematuros, ni sacar conclusiones precipitadas, el nuevo monoplaza MCL34 está dejando muy buenas sensaciones en los test de pretemporada del circuito de Montmeló. ¿Podrá Carlos enganchar a los aficionados españoles como ha conseguido Fernando? Un buen debut en el GP de Australia es el primer objetivo, que ya está marcado en color papaya en el calendario. «La confianza en mí mismo me dice que puedo superar a cualquier piloto en pista», aseguraba en la puesta de largo del equipo británico. Lograr puntos en Albert Park (Melbourne) incrementaría esos niveles de certidumbre.

2. El morbo de ver a Kimi en otro monoplaza

Puro morbo. Ver a un piloto icónico de Ferrari como es Kimi Raikkonen a los mandos de otro monoplaza (Alfa Romeo) dejará una imagen muy extraña en nuestras retinas. Iceman, con 39 años, no tiene la mínima intención de retirarse, y entrena duro esta pretemporada para seguir siendo competitivo en pista. De momento, el veterano piloto finlandés -parco en palabras- asegura que la transición ha sido fácil y que su nuevo monoplaza es fiable.

3. El milagroso regreso de Kubica (gran amigo de Alonso)

Una noticia fabulosa para los amantes de la F1 -y para los amantes del deporte en general- es el heroico regreso de Kubica. El piloto polaco volverá a competir en F1 (Williams) después de superar dos graves accidentes (uno en rally y otro, anterior, en F1: los 2 brutales, en los que estuvo al borde de la muerte). Robert sufre una minusvalía en la mano derecha, por lo que ha tenido que aprender a pilotar con la zurda (emplea esa mano durante un 70% del tiempo de conducción). Los ingenieros del equipo británico han tenido que diseñar, de forma especial, los mandos de su monoplaza FW42, para que estén desplazados a la izquierda. Su regreso a la alta competición es un milagro. Y una gran alegría para Fernando Alonso que ha comentado, en numerosas ocasiones, que es uno de sus mejores amigos en el Circo.