Otra fórmula 1 es posible desde ya

El Mundial comienza este fin de semana en Austria y con solo las ocho carreras europeas a puerta cerrada tras el primer intento fallido en Australia el 15 de marzo


La fórmula 1 habría preparado el Gran Circo para su septuagésimo aniversario. Sería la temporada más larga de su historia (incluyendo Holanda y Vietnam). La pandemia ha obligado a todo lo contrario: podría ser la más corta. De momento, arrancará este fin de semana con el Gran Premio de Austria (domingo, 15.10 horas, Movistar + F1) y solo ha establecido siete carreras más, las correspondientes al calendario europeo, concentradas en diez semanas. Después ya se verá, con permiso del coronavirus.

Los entrenamientos libres serán el viernes a las 11.00 y 15.00 horas, y el sábado a las 12.00 horas. La clasificación, el sábado a las 15.00 horas. (Todo, en Movistar + F1). Será el reencuentro con la competición de la máxima categoría del automovilismo mundial, aunque sea a puerta cerrada y bajo medidas sanitarias que implican la práctica de miles de test (doce mil en los dos fines de semana de las pruebas en Austria). Los equipos vivirán en una burbuja. Unas 3.000 personas les acompañarán con la obligación de presentar pruebas negativas que no tengan más de cuatro días. También se ha establecido que los comisarios trabajen de forma remota y que se restrinjan las ceremonias de podio.

El mismo circuito austríaco será también escenario de la segunda carrera del Mundial, que se celebrará el día 12. Le seguirá Hungría (día 19), Gran Bretaña (que también acogerá dos, el 2 y 9 de agosto, aunque este tendrá la denominación conmemorativa de 70.º aniversario), España (Barcelona, el 16 de agosto), Bélgica (30 de agosto) e Italia (6 de septiembre). Hay circuitos comodín, como el de Portimao (Portugal) por si el covid-19 obliga a clausurar alguno de los programados.

La parrilla ya se había movido antes del fallido Gran Premio de Australia, que debería haber abierto la temporada el 15 de marzo. El canadiense Latiffi reemplazaba a Kubica en Williams y el francés Ocon hacía lo propio con Hulkenberg. Además, Toro Rosso ahora se llama Alpha Tauri. También sucumbieron por la pandemia las carreras de Baréin, Vietman, China, Países Bajos, Mónaco, Azerbaiyán, Canadá y Francia. Tras muchas deliberaciones, hubo grandes premios que se quedaron fuera de todas las quinielas, los tres urbanos (Mónaco, Bakú y Hanoi) y Suzuka. La intención de la organización es llegar a las quince citas. Atrás quedarán las carreras virtuales durante el confinamiento en las que participaron pilotos como Leclerc, Albon, Norris, Russell, Latifi y Giovinazzi.

Por delante, la evolución de la pandemia dictará si los bólidos cambian de continente.

Carlos Sainz fichó por Ferrari en pleno confinamiento, pero no debutará hasta el próximo año

Uno de los protagonistas de esta atípica temporada y, en avance, de la próxima, será Carlos Sainz. El piloto español confirmó, en pleno confinamiento, su incorporación a las filas de Ferrari para el 2021, en sustitución de Sebastian Vettel. Estará hasta 2022 como compañero del monegasco Charles Leclerc (22 años), que tiene contrato hasta el 2024. El lugar de Sainz en McLaren lo ocupará Daniel Ricciardo.

El único piloto español de la parrilla ha asegurado que no está ansioso respecto a su llegada a Ferrari, sino por volver a competir. «Después de un tiempo largo y difícil fuera de las carreras, finalmente es hora de volver a correr. Ha sido mi período más largo sin competir desde que empecé en los karts hace muchos años», dijo.

«Ni siquiera sabemos la cantidad de carreras que vamos a hacer, es un escenario sin precedentes, por lo que cada punto que podamos obtener es absolutamente crucial», analizaba antes de advertir a los susceptibles que lo dará todo por McLaren sin pensar en Ferrari.

Tras las acusaciones entre Ecclestone y Hamilton, Mercedes irá de negro contra el racismo

Los días previos al inicio del campeonato se vieron agitados por una ardua polémica entre el expresidente de la fórmula 1, Bernie Ecclestone, y el piloto Lewis Hamilton, con el racismo como punto de desencuentro. El exdirigente había acusado a los negros de ser más racistas que los blancos, a lo que el seis veces campeón del mundo le contestó que era un comentario ignorante y sin educación.

Las reclamaciones de Hamilton provocaron que la fórmula 1 acabase creando un grupo de trabajo y anunciase planes para aumentar la diversidad y las oportunidades en la competición.

Al mismo tiempo, la escudería Mercedes correrá con monoplazas negros, en lugar de plateados, en una declaración «contra el racismo y la discriminación en todas sus formas».

«El movimiento Black Lives Matter movimiento nos ha hecho ver que necesitamos nuevas medidas y acciones en la lucha contra el racismo y contra todas las formas de discriminación», ha argumentado.

Comentarios

Otra fórmula 1 es posible desde ya