Leo Messi sucumbe al cansancio y anuncia que se va del Barcelona

jon agiriano REDACCIÓN

DEPORTES

El argentino envió este martes un burofax al club azulgrana en el que solicita la carta de libertad para poder fichar por otro equipo y lo hace acogiéndose a la cláusula liberatoria de su contrato

25 ago 2020 . Actualizado a las 23:13 h.

Messi quiere irse ya y gratis. La bomba estalló este martes pasadas las siete de la tarde, cuando la cadena argentina TyC Sports informó de que Leo Messi había decidido hacer efectiva la cláusula unilateral de rescisión de su contrato y así se lo había hecho saber al Barcelona a través de un burofax. La noticia se propagó a la velocidad de la luz, como era previsible, y provocó una conmoción extraordinaria en todo el mundo del fútbol.

Messi y el Barça han sido la misma cosa durante más de quince años, una unidad indisoluble. Ha sido el estandarte de un equipo de leyenda, el gran símbolo de su grandeza, su héroe histórico. Muy pocas estrellas del fútbol han logrado construir una identificación tan radical e inexorable como la del argentino con la camiseta blaugrana. De ahí que el anuncio de su marcha haya sido una sorpresa por mucho que en los últimos días, desde la debacle en la Champions, comenzaran a observarse indicios de que lo imposible era posible, de que esta vez había razones para imaginar lo inimaginable.

Su conversación con Ronald Koeman el pasado fin de semana ya encendió las alarmas en Can Barça. El técnico holandés salió de aquella charla con un nudo en la garganta. No es que Messi le confesara su intención de romper su contrato, que le vinculaba al Barcelona hasta el 2021. Lo que dejó helado a Koeman es comprobar que el futbolista había perdido la ilusión, que no se sentía con fuerzas. Y menos para liderar una revolución en la que no creía.