Las generales invitan a la izquierda gijonesa a ir cocinando su tripartito

La trasposición de los resultados de las últimas elecciones al 26M en Gijón relanzan sobre el tapete el pacto a tres PSOE-Podemos-IU, disparan a Ciudadanos y hacen temer un fuerte desplome del PP

Ayuntamiento de Gijón
Ayuntamiento de Gijón

Gijón

¿Dice algo el 28A del 26M? Partidos, analistas y votantes dan por hecho que sí. Al menos, si no se desciende al detalle. La cuestión es qué se pueda utilizar y en qué medida de los resultados de las elecciones generales del pasado domingo para anticipar lo que sucederá en las locales y autonómicas del 26 de mayo. La tentación del trasvase es fuerte. La inédita proximidad de dos citas electorales con menos de un mes de distancia entre ellas invita a extrapolar como nunca antes; pero el panorama, ya complicado a escala del país desde el ocaso del bipartidismo, se complica aún más según se reduce la escala. Cada municipio, un mundo. No solo hay que tener en cuenta que el elector afina y elige con distintos criterios sus representantes de proximidad, sino que la segmentación se incrementa en la oferta local y que partidos que concurrieron coaligados en abril serán rivales en mayo. Es el caso de Gijón, donde PP y Foro se presentan por separado y lo mismo sucede con Podemos e IU, con el añadido de de un partido-incógnita recién nacido y sin referencias electorales previas como Por Gijón.

El dato más destacable el 28A fue la preeminencia de la izquierda dentro de un panorama donde -eso nadie lo duda- hay que descartar cualquier mayoría absoluta. La mayor reserva de votantes del Principado devolvió esta vez sus preferencias al PSOE, otrogándole un tercio de los votos del casi 75,5% de los emitidos: 55.594 escrutinios, que sumados a los 30.338 de Unidas Podemos sumaron 85.932 votos. La suma de votos de las derechas -Ciudadanos (29.965), PP-Foro (26.611) y los emergentes Vox (19.605)- se quedó a 9.752 escrutinio del bloque de izquierdas.

Con las salvedades apuntadas, y sin especificar qué parte de los votos de cada coalición iría a cuál de los coaligados, esos números dejarían 10 concejales en manos del PSOE (frente a los 7 actuales), 5 entre los otros dos partidos de izquierda (Podemos Xixón, que ahora tiene 6, e IU, con 2 en este mandato), 5 ediles para Ciudadanos (el partido que más subiría: 4 concejales) y otros 4 a repartir entre Foro y PP (que han tenido, respectivamente, 8 y 3 concejales en este mandato). Los 3 ediles restantes hasta completar los 27, confirmarían la entrada de Vox en la vida política gijonesa, incluso con más peso en votos que los dos partidos de la derecha local por separado.

En resumen, la izquierda repetiría la posibilidad, repetidamente malograda en los cuatro años que acaban, de amasar nuevamente los 15 concejales que podrían cimentar un tripartito a la gijonesa; una posibilidad que, a juzgar por las declaraciones de intenciones de todos los interesados -Ana González, por el PSOE; Yolanda Huergo, por Podemos Xixón-Equo, y Aurelio Martín, por IU- esta vez sí tiene todos los mimbres para materializarse.

En el otro bloque, algunas de las tendencias anticipadas hace más de un año en un panorama muy distinto por el Asturbarómetro, parecen no obstante consolidarse, como las buenas expectativas de Ciudadanos en Gijón. Hay que tener en cuenta, además, que a pesar de las dinámicas a la baja, la villa de Jovellanos es el bastión de Foro en Asturias y que algo retendrá de sus dos mayorías consecutivas, a falta de saber si el candidato Álvaro Muñiz será capaz de suplir el tirón de Carmen Moriyón al frente de las listas. Ese factor Foro unido a la aireada guerra intestina entre los populares locales a raíz de la designación de Alberto López-Asenjo, podría acarrear un importante descalabro para un partido que entra en liza en horas bajas. A todo ello hay que añadir que, Vox ha conseguido quedarse a apenas 5.000 votos de la coalición PP-Foro en las generales: todo un toque de atención desde la derecha de la derecha local.

Otra variable que ponderar es la movilización de los votantes, aunque Gijón es una ciudad tradicionalmente participativa en cuanto al voto. ¿Podría la participación en las municipales superar incluso ese 75% del 28 de abril? De ser así, en principio el sentido de la movilización sería previsiblemente entre el votante de izquierdas, más abstencionista. Pero todo entre tantos corchetes como merece cualquier deriva política y cualquier cita electoral. De nuevo, una vez más, la mejor encuesta será retrospectiva y la servirán las urnas el 27M.

Comentarios

Las generales invitan a la izquierda gijonesa a ir cocinando su tripartito