La denuncia de Pablo González contra Venta por los anónimos vuelve a los juzgados de Gijón

El TSJA argumenta que no es competente para el enjuiciamiento de «delitos leves» que no están sujetos a aforamiento, como el que se atribuye al exsecretario general del PP asturiano

El destituido secretario general del PP de Asturias, Luis Venta, en los pasillos de la Junta General
El destituido secretario general del PP de Asturias, Luis Venta, en los pasillos de la Junta General

La sala civil y penal del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) ha acordado devolver al juzgado de instrucción número 5 de Gijón las diligencias abiertas tras la denuncia presentada contra el suspendido secretario general del PP de Asturias, Luis Venta, por un supuesto envío de anónimos. La denuncia había sido presentada por el portavoz del PP en el Ayuntamiento de Gijón, Pablo González, después de recibir una carta «anónima» en la que supuestamente se le amenazaba con desvelar determinadas irregularidades de empresas vinculadas con él. La investigación permitió situar al hasta ahora secretario general del PP asturiano en una oficina de Correos el pasado 23 de enero en el momento en que fue enviada la carta, cuya remisión fue admitida por Venta, pero no así el contenido que se le achaca.

El juzgado gijonés que tramitaba la denunciada presentada por González se inhibió en favor del TSJA, según informa EFE, dada la condición de aforado de Venta, que ocupa un escaño en la Junta General del Principado. No obstante, el alto tribunal ha rechazado su competencia sobre la causa en un auto en el que, además de incidir en que no ha recibido una exposición razonada para su traslado, señala que la jurisprudencia del Supremo respalda que tribunales superiores no son competentes para el enjuicimiento de los delitos leves. Dichos delitos, añade, carecen de aforamiento en el ordenamiento jurídico español y señala que los hechos objeto de la denuncia podrían identificarse, en su caso, como delitos leves.

Decisión «injusta y arbitraria»

La denuncia presentada por González, ahora número tres de la candidatura autonómica popular, llevó a la dirección nacional del partido a abrir un expediente a Venta y a proceder a su suspensión provisional del cargo de secretario general del PP de Asturias. Según Venta, que cuenta con el respaldo de la presidenta regional del partido, Mercedes Fernández, la decisión adoptada por la dirección nacional del PP fue «injusta y arbitraria» dado que se limitó a enviar al portavoz gijonés un texto anónimo que había recibido para que tuviera conocimiento del mismo -«uno más de los muchos que me llegan»- sin amenazar en ningún momento a González.

Venta, que avanzó que ejercerá «todas las vías legales y estatutarias» para defender su «inocencia y honor», aseguró también que, como hace siempre cuando da a esas cartas alguna relevancia, se lo remitió al interesado «con una tarjeta o post-it» en el que se identificaba y le expresaba que le daba traslado del mismo.

Por su parte, González consideró que «hace falta mucha más honestidad y si se quiere, sana competencia, en el PP asturiano» y que «las puñaladas en la espalda solo benefician a los rivales» tras calificar de «sumamente doloroso» ese episodio y asegurar que «en política tiene que haber límites». González fue apoyado por la candidata autonómica del PP, Teresa Mallada, -designada para el cargo por la dirección nacional, e incidió en que el informe policial evidenciaba que Venta envió a González el anónimo, un comportamiento que calificó de «indigno».

Comentarios

La denuncia de Pablo González contra Venta por los anónimos vuelve a los juzgados de Gijón