¿Es un error «retrasar» un año la regulación de los patinetes eléctricos?

Podemos-Equo urge al concejal de Movilidad a legislar el uso de estos nuevos dispositivos antes de que la ciudad «se vea desbordada»

Patinetes eléctricos de uso compartido, aparcados en la playa de Poniente, Gijón.Patinetes eléctricos de uso compartido, aparcados en la playa de Poniente
Patinetes eléctricos de uso compartido, aparcados en la playa de Poniente

Gijon

El grupo municipal de Podemos-Equo considera «preocupante» que la regulación del uso de los patinetes eléctricos en Gijón no quede resuelta has dentro de un año, que es cuando se calcula que pueda entrar en vigor una nueva ordenanza municipal de movilidad que tendrá en cuenta estas nuevas formas de desplazarse por las ciudades. «Aplazar la regulación del uso de patinetes eléctricos al menos a un año, a la nueva ordenanza, nos parece un error y, por mucho que fuera deseable un marco estatal, la competencia es ahora mismo nuestra», indica la concejala Alba González, en referencia a la posibilidad que tienen los ayuntamientos de legislar sobre el uso de los dispositivos de movilidad urbana, que en todo caso deberían utilizar la calzada y no las aceras ni los carriles bici al estar considerados vehículos.

Ciudades como Madrid o Barcelona, en donde son muchos más los usuarios de este tipo de dispositivos, ya han legislado en este sentido sin esperar a la ley y a la reglamentación que prepara la Dirección General de Tráfico. En Gijón, cada vez son más los usuarios y, además, recientemente se ponía en marcha un servicio de patinetes eléctricos de uso compartido con 100 repartidos por toda la ciudad. Por ello, desde Podemos-Equo se advierte del «riesgo» que que la ciudad, en vista de que los usuarios van a seguir aumentando, «se vea desbordada por estos nuevos medio de transporte urbano que, como sucedió ayer, ponen en peligro la seguridad de ciclistas y viandantes».

En concreto, se refiere al accidente que tuvo lugar en el carril bici del Muro, en el que un ciclista resultó herido al chocar con su bicicleta contra un patinete eléctrico.

Por ello, se insta al concejal de Movilidad y Medio Ambiente, Aurelio Martín, a que profundice en la situación «con urgencia» y no se espere un año apelando, además, «al sentido común» de los usuarios. «Preferíamos no esperar a tener un problema de seguridad vial y convivencia, pues además este tipo de medios de transporte, usados sin sentido común y sin conciencia de las limitaciones de velocidad que ya tienen, son un elemento que va en detrimento del peatón, que debería ser el eje de nuestra política de movilidad», añade González.

La concejala no pasa por alto que los usuarios de estos dispositivos utilizan los carriles bici alcanzado velocidades elevadas. «El carril bici del Muro es especialmente estrecho y, con una conducción imprudente del patinete, hay accidentes que luego lamentamos». O que la empresa de sharing está utilizando los aparcabicis municipales, que son «un equipamiento público que, bajo ningún concepto, debe poder usarse con fines lucrativos. Nos parecería inaceptable que una vecina no pueda estacionar su bicicleta porque una empresa se está ahorrando el dinero de instalar sus propias plataformas, para las que además tendría que solicitar los pertinentes permisos municipales y efectuar el abono de tasas correspondiente».

Asimismo, la concejala reclama que se mejore la señalización horizontal del carril bici de Fomento y la playa de Poniente, frecuentemente invadido por peatones precisamente porque apenas se distinguen las líneas que delimitan esta acera-bici en el suelo. , considera.  

Comentarios

¿Es un error «retrasar» un año la regulación de los patinetes eléctricos?