Cuatro médicos reforzarán los centros de salud de Gijón

La gerencia descarta una reagrupación de la atención continuada y explica a la FAV que, antes de final de año, se adjudicarán otras 22 plazas, en su mayoría para atención primaria en la ciudad

Centro de salud de Laviada. Centros de salud. Gijón.Centro de salud de Laviada
Centro de salud de Laviada

Gijon

Bajo ningún concepto se piensa en reorganizar los centros de atención continuada de Gijón, que además serán reforzados a partir de este mes con la contratación de cuatro profesionales médicos  a los que se sumarán antes de finales de año otras 22 plazas de atención primaria que tiene asignadas el área sanitaria V, pendientes de una Oferta Pública de Empleo (OPE) del 2018, que en su mayoría se destinarían a los ambulatorios de la ciudad. Así lo comunicaba ayer la gerencia sanitaria del área, que abarca también Villaviciosa y Carreño, a los representantes de la Federación de Asociaciones de Vecinos (FAV) de Gijón durante un encuentro mantenido en el hospital de Cabueñes.

A la reunión, por parte de la gerencia, asistían la gerente en funciones, Begoña Martínez, y el responsable de Atención Primaria del área, Iván Pidal. «La reagrupación de centros no está encima de la mesa ni va a estar en el corto o medio plazo, por lo tanto se despeja cualquier tipo de duda que pudiéramos tener tras los recientes episodios de este verano», explica el presidente de la FAV, Adrián Arias, en referencia a los problemas de personal suficiente en centros como Laviada o Perchera y a las voces que se habían manifestado a favor de una reorganización, como las de los coordinadores de los centros que fueron quienes alertaron en agosto de esta problemática.

«Nos sorprendió porque es un anuncio positivo. Todo parecía indicar que iban a plantear esa reagrupación, pero de ninguna manera. Han entendido que cerrar algunos centros no soluciona los problemas reales, sino que crearía más problemas. Y han valorado también que el problema es de otro tipo y por eso se va a reforzar la atención con cuatro nuevos médicos y la adjudicación de esas 22 plazas antes de que termine el año», considera Arias. Esos cuatro nuevos contratos, cubiertos con facultativos de fuera de Asturias, se prolongarán hasta finales de año y se renovarían probablemente de manera automática en 2020.

La gerencia se comprometió, además, a buscar el consenso de los vecinos en caso de que vaya a plantear alguna modificación de la atención continuada en la ciudad. «No van a tomar ninguna medida que no sea consultada y debatida con el movimiento vecinal», indica Arias, que también se mostró satisfecho de que los responsables sanitarios del área V aseguraran que se están estudiando alguna de las medidas que la FAV propuso el año pasado a la gerencia como la creación de equipos a domicilio.

Una figura, que ya existe en Oviedo y en otros concejos asturianos, que resolvería uno de los problemas que tienen los centros de atención continuada de Gijón que solo tienen un/a médico/a, que quedan sin atención cuando tienen que atender a un paciente a domicilio. «Con este equipo a domicilio no quedarían desatendidos a no ser que hubiera una urgencia muy puntual. Es la primera vez que estudian implantar esta medida que la anterior gerencia había descartado de raíz», dice Arias, que considera una buena noticia que la actual gerencia empiece a tener en cuenta las propuestas y alternativas del movimiento vecinal.

En cuanto a lo ocurrido hace dos semanas en el centro de salud de Perchera, en el que se avisó a los usuarios de que estaba cerrado por la tarde a través de un anuncio en la puerta de entrada, Arias valoró que la gerencia admitiera que fue un error: «Se nos explicó que se había producido una baja sobrevenida en el momento que no pudo ser sustituida y asumieron que fue un error dejar un centro de atención continuada cerrado por las tardes con un cartel. En este sentido, se comprometieron a que haya una comunicación efectiva por barrios con las asociaciones vecinales cuando se vuelva a producir una baja sobrevenida que no pueda cubrirse».

De esta manera, se notificaría a las asociaciones vecinales del entorno del centro de salud en cuestión para que pudieran comunicar esa circunstancia a los residentes del barrio. Y, en todo caso, «se comprometieron a que todos los centros permanezcan abiertos haya o no médico con un administrativo para informar o resolver dudas de los usuarios».

Otro asunto que se abordó en el encuentro entre gerencia y vecinos fue la posibilidad de que se refuerce también enfermería para que los casos de atención básica pudieran ser realizados en un centro que, por estas circunstancias sobrevenidas, no estuviera atendido por un médico. En todo caso, es un asunto que se va a abordar con el colectivo de enfermería.

Comentarios

Cuatro médicos reforzarán los centros de salud de Gijón