La ilustración de Gijón que recuerda lo que seguirá ahí fuera: «Lo volveremos a disfrutar»

E. G. B. GIJON

GIJÓN

El Muro de San Lorenzo, visto desde Capua, antes y después de la epidemia de coronavirus, en las dos ilustraciones del dibujante gijonés Manuel Iglesias
El Muro de San Lorenzo, visto desde Capua, antes y después de la epidemia de coronavirus, en las dos ilustraciones del dibujante gijonés Manuel Iglesias Ilustración: Manuel Iglesias

El ilustrador gijonés Manuel Iglesias muestra el antes y el después del estado de alarma en el Muro de San Lorenzo e infunde ánimo

27 mar 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

El Muro de San Lorenzo de Gijón, en un día soleado como el que hizo hoy por la mañana, estaría lleno de personas paseando, corriendo, patinando, en moto, en bici, con perros, disfrutando de la playa e incluso haciendo turismo. Así lo muestra la primera de las dos ilustraciones, la del antes de este estado de alarma decretado por la epidemia de coronavirus, que muestra el ajetreo del Muro desde la esquina del martillo de Capua. La segunda, sin gente y sin actividad, es la de estos días…

Ambas ilustraciones, con unas líneas claras y coloridas que recuerdan a los cómics de Tintín, son obra del gijonés Manuel Iglesias, que es delinante de profesión, pero que también se dedica a la fotografía y a la ilustración. Y, como otros muchos artistas estos días, ha querido infundir ánimo a quienes les siguen en las redes sociales recordando que, tras esta situación excepcional en la que nos encontramos, el ajetreo volverá a las calles. «Cuanto todo esto pase, que pasará, todo lo bueno de esta vida estará ahí fuera esperándonos y lo volveremos a disfrutar. De otra manera, pero lo disfrutaremos… no lo dudéis», dice, en el texto que ha escrito para explicar estas dos ilustraciones.

La primera, la del bullicio del Muro, pertenece a su libro Gijón Ilustrado, que se editó en 2015 y en el que se muestran los rincones de la ciudad con ese característico estilo de fotografía dibujada. La segunda ilustración, la del Muro vacío, la ha creado estos días de confinamiento domiciliario que, como bien dice, pasarán. También acampaña sus bonitas ilustraciones con dos pequeños poemas.