14 meses de prisión por abuso sexual y acoso a una compañera de instituto

La joven sufrió un síndrome adaptativo y requirió tratamiento psicológico por padecer cuadros de ansiedad

Juzgados de Oviedo
Juzgados de Oviedo

redacción

Una juez de Oviedo ha condenado a una pena de un año y dos meses de prisión y multa de 1.620 euros a un joven de 21 años por sendos delitos de abuso sexual y acoso contra a una compañera de instituto, de 17 años, a la que no podrá acercarse a menos de 300 metros ni comunicarse con ella durante cuatro años. La titular del Juzgado de lo Penal 2 de Oviedo ha impuesto al acusado el pago de una indemnización de mil euros a la víctima por los daños morales causados ya que, a raíz de estos hechos, la joven sufrió un síndrome adaptativo y requirió tratamiento psicológico por padecer cuadros de ansiedad. Los hechos ocurrieron durante el curso escolar 2018-2019 cuando el acusado y la víctima compartían clase en el segundo curso de bachillerato en un instituto de Oviedo.

La sentencia, contra la que cabe recurso, considera probado que el acusado, que se sentaba una fila por detrás de la víctima en clase, aprovechaba cualquier ocasión para acercarse a ella «aproximándose más de lo necesario» para tocarle la cara y el muslo por debajo la mesa, «agarrándolo sin soltárselo» pese a que ella se apartaba y le pedía que parase. En otra ocasión, según consta en la sentencia a la que ha tenido acceso Efe, el acusado cogió a la víctima del cuello mientras le decía que «esto te va a gustar mucho cuando te folle» tratando de introducir la mano por debajo de la camiseta y profiriendo otras expresiones similares de índole sexual.

La actitud del acusado con la víctima era «cambiante», sostiene la magistrada-juez, puesto que no solo se excedía con ella en su trato sino que además buscaba «el contacto libidinoso», añade, e incluso otra vez llegó a mostrarse agresivo y a insultarla. Al inicio del curso escolar, el acusado también se aproximó con idénticas intenciones a otras dos compañeras a una de las cuales le llegó a tocar en hombro y costado y se acercó a ella «excesivamente» hasta que logró que la dejara en paz mientras que a una tercera compañera también le llegó a meter la mano por debajo el pantalón aunque ninguna de las dos denunció.

Las tres alumnas relataron los hechos a la dirección del instituto, que abrió un expediente al acusado y le suspendió de su derecho a asistir a clase entre los días 26 de marzo al 25 de abril de 2019, aunque finalmente abandonó el centro tras solicitar el cambio voluntario. La Fiscalía y el abogado Rafael Felgueroso, que ejercitaba la acusación particular, calificaron los hechos como un delito de abusos sexuales y pidieron la misma pena que ha impuesto la magistrada-juez de un año y dos meses de prisión y una orden de alejamiento a menos de 300 metros durante cuatro años.

El Ministerio Fiscal pidió igualmente una multa de 1.620 euros por el delito de acoso, que ha sido finalmente impuesta, frente a la petición de la acusación particular que había interesado cuatro meses de prisión al estimar que los hechos constituían un delito de acoso sexual. La defensa, por su parte, había solicitado la libre absolución durante el juicio que tuvo lugar el pasado 15 de junio al alegar que el joven ya se había mostrado arrepentido, había cambiado de centro y había pedido perdón a las víctimas por carta, según informa Efe.

La atención a las víctimas, la prioridad de la nueva jefa de Policía de Asturias

La comisaria principal Luisa María Benvenuty Cabral (c) toma posesión del cargo de jefa superior de Policía de Asturias en un acto presidido, este miércoles, por la delegada del Gobierno Delia Losa (d) y al que asistió el jefe de policía de Cantabria Héctor Moreno (i).
La comisaria principal Luisa María Benvenuty Cabral (c) toma posesión del cargo de jefa superior de Policía de Asturias en un acto presidido, este miércoles, por la delegada del Gobierno Delia Losa (d) y al que asistió el jefe de policía de Cantabria Héctor Moreno (i).

Luisa María Benvenuty prioriza la lucha cotnra la violencia machista y la trata de seres humanos con fines de explotación sexual

La nueva jefa superior de Policía de Asturias, Luisa María Benvenuty, ha subrayado que la atención a las víctimas del delito será una de sus principales prioridades junto a la lucha contra la violencia machista y la trata de seres humanos con fines de explotación sexual. Benvenuty ha tomado posesión del cargo este miércoles, 24 de junio, en sustitución de Juan Jesús Herranz en un acto presidido por la delegada del Gobierno Delia Losa y al que han asistido algunas de las principales autoridades civiles, militares, judiciales y religiosas asturianas.

Benvenuty ha dicho que accede a su nueva responsabilidad «con orgullo e ilusión» porque se siente «una privilegiada» ya que jamás ha tenido problema alguno por ser mujer y siempre ha contado con el apoyo de sus superiores y el ejemplo de otras compañeras que como ella han roto el techo de cristal y son «un referente». La comisaria principal ha asegurado que todo su agradecimiento se condensa en el verso: «¿Qué tengo yo que mi amistad procuras?» de Lope de Vega, al acceder «con orgullo, ilusión y respeto» al cargo que asume «con responsabilidad» y desde el compromiso con los ciudadanos de que intentará garantizar mejores cotas de seguridad con un trabajo policial «efectivo y transparente». Ha dicho que pertenece a una gran institución que está al servicio de la sociedad española y a la que le espera «un largo y prometedor futuro» en el marco del estado democrático y de derecho.

Seguir leyendo

Comentarios

14 meses de prisión por abuso sexual y acoso a una compañera de instituto