3 vías de Orlegi para evitar traspasos del Sporting

Dani Souto

SPORTING 1905

Djuka
Djuka Real Sporting

Objetivo no descapitalizar la plantilla

23 jun 2022 . Actualizado a las 14:32 h.

Estaba encaminado a ser sin atisbo de dudas uno de las cuestiones recurrentes al considerar la planificación de plantilla el presente mercado de verano. La necesidad de vender para cuadrar las cuentas del Real Sporting de Gijón era ya una realidad asumida que se había trasladado incluso desde el propio club de manera pública. No así durante la pasada temporada, donde ya se tanteó con la posibilidad de vender a activos cotizados como Uros Djurdjevic o dando salida vía cláusula a Manu García como cedido para aligerar carga salarial, pero en los que el mensaje era más bien de "si vendemos será al precio adecuado, no estamos obligados a ello". Sin embargo, de aquellos barros estos lodos.

El traspaso en la propiedad del club a manos del Grupo Orlegi cambia inicialmente esta realidad, con 3 vías diferentes para evitar esa descapitalización de la plantilla. El conglomerado mexicano se caracteriza por realizar importantes inversiones estructurales en el club, buscando su modernización con el objetivo de ser autosustentable y la maximización de beneficios. De igual manera, también invierten en plantilla, pero no en grandes cantidades como muchas veces da pie a pensar cuando llega capital extranjero a un club, sino siempre buscando la fórmula para comprar barato y vender caro, revalorizando y obteniendo un rendimiento deportivo acorde a ese crecimiento en el proceso.

Esta inversión inicial apunta a modificar las necesidades económicas del Sporting y por tanto su manera de enfocar el mercado estival. De igual modo, para evitar la venta de jugadores, las opciones que tiene Orlegi son variadas, empezando por la reestructuración de la famosa deuda. Queda por resolver cómo afrontará este punto el equipo de Alejandro Irarragorri en el precio que fijen las partes finalmente para el traspaso de acciones, pero ante una deuda creciente tras dos años sin ingresos por ventas de jugadores y encadenando pérdidas, la nueva propiedad puede renegociar esta deuda asumiéndo parte de ella -si no se incluye dentro del precio de venta- a medio - largo plazo y prorrogando los pagos en diferentes plazos, lo cual aliviaría la situación económica en el momento presente.